`Rasgando el silencio´, el ciclo de conciertos que rescata a las mujeres compositoras

Responsive image

by María Robert 
Bajo la dirección de Carmen Martínez-Pierret e Israel Fausto, se celebrarán a lo largo de esta temporada 2021-2022, los cuatro primeros recitales en el teatro de la Maestranza de Sevilla
 

Postergadas en vida e ignoradas por la historia, las mujeres compositoras, incluso aquellas que con mucho esfuerzo llegaron a tener una cierta actividad pública, acabaron siendo arrinconadas de una Historia de la Música que las olvidó por completo. Siglos después, son muchas las disciplinas que empiezan a mirar al pasado de una vez para reivindicar el papel de las mujeres creadoras que quedaron relegadas al olvido. Esa es la meta del Rasgando el silencio, que en el teatro de la Maestranza de Sevilla, descubrirá la obra de 60 compositoras desde 1750 a 1980 en un ciclo de 12 conciertos.

Bajo la dirección de Carmen Martínez-Pierret e Israel Fausto, se celebrarán a lo largo de esta temporada 2021-2022, los cuatro primeros recitales: Sérénade. Doce compositoras escriben para violín y piano, Compositoras en danza. Piezas para piano a cuatro manos, El mundo de ayer. Tres grandes sonatas para violonchelo y piano y El cuarteto de cuerda. De la Italia de 1769 a la Alemania de 1840.

"La punta del iceberg"

"Es tan solo una muestra del ingente e incalculable número de composiciones que debemos a la pluma de las mujeres, poniendo de manifiesto, al mismo tiempo, su enorme calidad", manifiesta Martínez-Pierret. "Muchas de estas obras han sido rescatadas del silencio de las bibliotecas, de los restos de serie de antiguas editoriales, de fondos digitalizados repartidos por universidades de medio mundo… ¡hasta de algún desván polvoriento! Porque, si bien estas mujeres lograron desarrollar en vida (luchando, eso sí, contra viento y marea)una intensa actividad creadora en paralelo a sus ilustres coetáneos de sexo masculino, llegando incluso a ver sus composiciones publicadas e interpretadas por los virtuosos del momento, lo cierto es que, tras su muerte, la historia «oficial» de la música las ignoró por completo. En efecto: sus nombres fueron omitidos por tratados y enciclopedias, de modo que tanto ellas como sus composiciones cayeron en un profundo y prolongado olvido".

Mujeres creativas de estilos diferentes. Algunas, por el apellido de sus maridos, célebres como Alma Mahler o Clara Schumann. Otras como Nadia Boulanger, veneradas por muchos de los más prestigiosos compositores del siglo XX, que habían sido alumnos suyos. Pero la mayoría tan injustamente anónimas como excelentes compositoras.

Aun así, estos nombres, "no suponen sino la diminuta punta de un iceberg inmenso: la obra, incluso la existencia, de cientos de compositoras, sigue siendo uno de los secretos mejor guardados y, probablemente, el más escandaloso silencio de la Historia de la Música".