Por qué una pareja infiel puede ser feliz

Responsive image

by Estefanía Grijota
Cuando comenzamos una relación amorosa esperamos del otro confianza, respeto, amor, protección y seguridad, y el hecho de que traicionan nuestra confianza un momento dado, puede ser un punto de inflexión que no necesariamente puede ir de la mano de una ruptura definitiva
 

Sebastián Girona, es psicólogo especializado en vínculos y ha querido analizar esta situación, una de las causas más comunes de una ruptura de pareja.

A partir de su página web, el experto analiza algunas cuestiones como el dolor de una infidelidad, la vuelta a la confianza en la pareja, cómo podemos arreglar la situación, y si es así, cómo se puede estar de nuevo como al principio e, incluso, mejor.

¿Por qué una infidelidad nos duele tanto?

Una infidelidad siempre es traumática y el motivo principal tiene que ver con que uno espera por parte de su pareja ciertos cuidados, solidaridad, confianza, amor y también en alguna medida cierta protección y seguridad. Bueno, cuando se produce una infidelidad ocurre todo lo contrario a lo que se espera de una pareja o sea que, quién te tiene que cuidar no solamente no lo hace sino que además traiciona la confianza que circula dentro del vínculo. Esto como primera medida.

En segundo lugar, todas las parejas tienen un contrato implícito que ambas partes deben cumplir porque se supone que así lo desean. Aunque hoy existen nuevas formas de estar en pareja como parejas abiertas o poliamor y esas cosas, la mayoría de las relaciones sigue teniendo el formato clásico y en esas parejas la primera de las cláusulas es la exclusividad sexual, o sea yo estoy contigo y tu estas conmigo y nadie más entra en la relación. Bueno cuando se produce una infidelidad en una pareja de estas, el contrato del vínculo deja de ser respetado abruptamente por uno de los dos y eso cambia drásticamente las condiciones de la relación. Genera una desilusión muy grande. "Entonces esto no era tan especial como yo pensaba"

¿Es posible volver a confiar en el otro?

Sí es posible, pero no es fácil y mucho menos será rápido. La confianza lleva tiempo construirla, lleva meses, semanas y a veces años. Una infidelidad atenta y ataca la base de la relación que es precisamente esa confianza. Esta se encuentra en la base de la relación, es donde se apoya el vínculo y es desde donde se puede construir y estructurar la relación en términos de intensidad y de profundidad. Si se resiente esa base, todo lo demás entra en duda y a partir de ahí la pareja pasa a tener una crisis de confianza además de lo traumático del momento. Con todas estas consecuencias es natural pensar que recuperar esa confianza llevará tiempo y trabajo de los dos pero sobre todo del que cometió la infidelidad por supuesto.

¿Qué hacer si fuiste infiel y quieres arreglarlo?

Si queres solucionar la infidelidad que cometiste se abre un tiempo particular que conlleva medidas particulares y provisorias. Por supuesto que superar una infidelidad no depende solamente del que la cometió pero este tendrá que hacer varias cosas. Como primera medida lo más importante es entender que aquella persona que sufrió la infidelidad está traumatizada, o sea necesita cuidados y va a tener prioridad sobre lo que le pase en los próximos tiempos.

La infidelidad es un golpe psicológico para una relación. Entender esto es primordial porque ese traumatismo le va a generar a la otra parte inestabilidad psicológica, o sea que un día me va a tratar bien y otro día me va a tratar mal, un día va a querer continuar con la relación y otros días no. Esto tendría que ser tolerado por la persona que cometió dicha infidelidad.

Después de eso sigue la etapa que se llama claridad y transparencia cuyo objetivo fundamental es reconstruir lentamente la confianza dañada. O sea que el o la que cometió la infidelidad tendrá que ser lo más claro que pueda. Esto significa que si la persona con la que cometió la infidelidad se comunica nuevamente tendrá que contarlo. Significa también que al principio (y provisoriamente) tendrá que dar mayores explicaciones sobre dónde va y con quien, o sobre lo que hace.

Por supuesto que también tendrá que ver a la persona con la que cometió la infidelidad.

Lo que se busca también con esto es evitar una recaída que suelen ser peores que las caídas. Esto es un proceso y como tal implica tiempo y etapas diferentes.

¿Puede recuperarse la pareja, estando mejor que antes?

A veces sucede sí, no es fácil ni mucho menos pero sucede. Esto ocurre cuando los integrantes de la relación pueden entender, pasado el primer momento y luego de recuperar en parte la confianza, que la infidelidad suele ser un síntoma del problema que tiene la pareja, no el problema en sí mismo. Una infidelidad es como la fiebre, si yo soy médico y veo un paciente que tiene fiebre no me dice que enfermedad tiene, solo es un síntoma. Bueno una infidelidad es algo parecido a eso. Entonces, a partir de esta idea, si la pareja luego puede encontrar cuales son los motivos de lo que ocurrió, entonces en ese caso tendrá la oportunidad de revisar el funcionamiento y la dinámica del vínculo para mejorar y cambiar lo que llevó a la infidelidad.