Vigo se engalana con luces navideñas y singulares atracciones

Responsive image

by Merce Rey  
Hace poco más de una semana se inauguró el encendido de las luces de Navidad. Como no podía ser de otra forma cada año se va superando. Aparte de los 11.000 millones de leds se suman otras novedades como el muñeco de nieve gigante, trenes turísticos para ver las luces desde otra perspectiva y un tobogán de nieve artificial.
 

Parece que el bullicio, el espectáculo lumínico y los atractivos que se van encontrando en el recorrido por las calles viguesas no tienen nada que envidiarle, o así lo ve su alcalde, Abel Caballero, a la clásica celebración de Nochevieja de Times Square, que este año vuelve a resurgir tras el parón iniciado por la pandemia. A pesar de no haber ocupado un lugar en el ranking de la web Best Destinations in Europe de las ciudades que destacan por su alumbrado navideño y, en el que sí están reflejadas las de Madrid y las de Málaga, Vigo continúa promocionándose como un destino turístico en el que dejarse llevar por el espíritu navideño, que recorre las más de 350 calles. El sábado 20 de noviembre tuvo lugar el tradicional encendido navideño, que con motivo del Covid-19, se limitó a 3.500 espectadores y bajo estrictas normas de seguridad.

¿Qué tiene de especial este evento?

Pues bien, además de la cantidad de luces y adornos que rodean cada esquina de la ciudad, el visitante puede empaparse del espíritu navideño en cada palmo de su trayecto. Los equipos de megafonía instalados emitirán villancicos y música, compuestos por más de 400 altavoces, tampoco faltará, como es típico de estas fechas, un árbol natural gigante, situado en la Alameda, adornado para la ocasión y una imponente noria a todo color, uno de los atractivos recurrentes para pequeños y grandes, que estará acompañada de un tiovivo. Se unen a la fiesta un carrusel con dos pisos superpuestos giratorios, el árbol gigante, que crece en altura y se encuentra en la calle Policarpo Sanz, y que se posiciona una vez más como el centro neurálgico del encendido. Tampoco faltan la caja de regalo en Gran Vía o la bola de Navidad, que se encuentra cerca de La Farola de Urzaiz. Este año el muñeco de nieve se hace más grande llegando a alcanzar los 13 metros de alto y además cambia su emplazamiento, para ocupar el cruce entre García Barbón y calle Pontevedra. Otra de las novedades es la incorporación de un nuevo adorno, el de un castillo, como no podía ser de otra manera, también gigante y lumínico. Este hará compañía al clásico árbol de Policarpo Sanz. Para los amantes de la nieve, un espectacular tobogán de nieve artificial por el que se podrá lanzar en trineo.

La oferta se completa con el mercado navideño que lleva por nombre "Cíes Market", y ya en el barrio de Coia, ocupará un lugar destacado en este encuentro, con el Circo de Nadal (Circo de Navidad) y hasta una exposición interactiva de dinosaurios, Living Dinosaurs, donde se podrán ver réplicas de estos seres prehistóricos a tamaño real y aprender un poco más acerca de su hábitat y costumbres. Un parque de hinchables pondrá la guinda a la cita. El Big Jump Park se compone de toboganes de gran tamaño, piscinas de bolas y hasta carreras de obstáculos. Por último, la cabalgata de Reyes se mostrará estática por la mañana y ya por la tarde comenzará a realizar un recorrido para exhibirse.


FOTO PRINCIPAL.: Imagen extraída del Facebook de Turismo de Vigo.