Día Internacional contra la Violencia de Género

Responsive image

by Estefanía Grijota
¿Cuáles son las causas principales de violencia contra la mujer? ¿Qué es lo que lleva a los hombres a cometer actos ilícitos? ¿Cuáles son las señales más comunes para detectar un caso de violencia de género? ¿Existen casos en los que la mujer justifica la violencia y cree haberla provocada ella misma, sintiéndose responsable o culpable? ¿Por qué pasa esto?
 

Alba Sanz, psicóloga clínica de Mundopsicologos.com, quien nos deja algunas herramientas para salir de una situación de violencia de género, para la víctima y para quiénes están a su alrededor.

"La violencia suele ser una jerarquización en la cual el agresor se siente por encima de la víctima, demostrando así su poder. El patriarcado ha fomentado este juego de poder, dándole a ellos un rol más dominante, fuerte y jerarquizado con respecto a ellas, sumisas y complacientes. Esto se ha ido transmitiendo a través de la cultura, en la cual se establecen unos roles sociales, es decir, el papel que tenemos dentro de un grupo social determinado", dice Alba Sanz.

Por ello, cuando nacemos, de una forma más o menos directa, vamos aprendiendo, dependiendo de cual sea nuestro sexo biológico, el papel que tenemos aquí ( por ello, se pueden ver diferencias en distintos países de cómo llevan a cabo el rol masculino, y el rol femenino, los derechos implícitos de la mujer, y los derechos implícitos del hombre) fomentando así, que se pueda ejercer este tipo de violencia», explica la psicóloga Alba Sanz.

¿Cuáles son las señales más comunes para detectar un caso de violencia de género?

  1. Cambio de humor. La persona suele estar al comienzo más irascible, cambia su humor, está más apagada. Llega un momento, que esa persona desarrolla ansiedad, con el tiempo, incluso depresión.

  2. No se cuentan datos de la relación. Cuando se ejerce la violencia solemos taparlo, no contamos todo por vergüenza o miedo a que nos digan que nos vayamos de esa relación. Por ello, tendemos a hablar de forma superficial y nunca contar discusiones fuertes.

  3. Auto aislamiento. La persona se aísla, al no contar tanto, y al cambiar su humor, la persona tiende a aislarse, no sale si no es con él.

  4. Cambios. La persona tiene cambios que pueden percibirse extraños para la gente cercana. Pueden cambiar la forma de vestirse, peinarse, maquillarse, la forma de dirigirse a su pareja, o interactuar menos con gente nueva ( menos aún si son hombres).

  5. Relación de dependencia. Es decir, pase lo que pase, no queremos abandonarla, vemos a la otra persona como nuestro pilar, sin él no sabemos qué hacer, y, aunque existan problemas, para justificar el quedarnos, siempre vemos o expresamos que hay una parte buena.

  6. Hay un dualismo. Cuando se está bien se está excesivamente bien ( euforia y dependencia), y cuando se está mal, se está excesivamente mal ( ansiedad, angustia, agresividad...). Este dualismo no se da en una relación sana.

  7. La culpa. Solemos sentirnos culpables de cosas que hemos hecho, no hemos hecho, hemos dicho, no hemos dicho... De todo.

  8. Violencia física. Por último, si existe violencia física suele haber marcas en el cuerpo de la mujer.

Hay casos en los que la mujer justifica la violencia, sintiéndose responsable o culpable ¿Por qué pasa esto?

«Vamos a ver la situación a nivel emocional. Cuando comenzamos en esta situación así, al comienzo sentimos una relación muy intensa, hay comodidad, solo que de vez en cuando hay cositas que no sabemos dónde colocarlas (suelen ser conductas o comentarios a los que quitamos importancia). Conforme pasa el tiempo, estás conductas no son tan poco frecuentes, ni tan sutiles como podían resultar en un primer momento. Para el momento dónde la violencia es mayor, a nivel psicológico, o físico, ya solemos estar en un punto en el que la autoestima se ha roto y nuestra identidad ha sido terciada ( se ha hecho poco a poco con esas conductas y comentarios, al ser sutil, nos rompemos sin darnos cuenta).

Salir de una situación de violencia de género: consejos para la víctima y para quiénes están a su alrededor

«El proceso puede ser largo y algo inestable. A nivel psicológico buscamos dos pilares esenciales: el primero la autoconsciencia, y segundo la autoestima. La autoconciencia implica que la persona sea completamente consciente de qué está ocurriendo, comprender su propio papel, entender por qué se ha comportado así, entender que es un caso de violencia, y que ella no ha causado nada. Nada justifica un caso de violencia. Significa quitarse la venda y ver cómo es su relación.