7 características de los aceites vegetales

Responsive image

by Carmen Reija. Farmacéutica y divulgadora sanitaria
La búsqueda de lo natural y ecológico ha provocado el desarrollo de diferentes productos para el cuidado de la piel en los que se emplean como ingrediente principal compuestos vegetales naturales. En este ámbito, los aceites vegetales se han convertido en elementos fundamentales.
 

Los aceites vegetales se consideran sustitutos perfectos de los cosméticos elaborados con sustancias químicas de empleo convencional. Son productos naturales, en cuya composición se encuentran diferentes ácidos grasos beneficiosos para la piel.

No se ven sometidos a procesos complejos o altas temperaturas, lo que favorece su pureza y eficacia ya que no se modifica prácticamente su estructura molecular. Estas características les otorgan propiedades cosméticas muy beneficiosas.

Además, y a diferencia de los aceites esenciales que requieren de ciertas precauciones a la hora de utilizarlos, los aceites vegetales pueden aplicarse directamente sobre la piel o utilizarlos como parte de elaboraciones caseras naturales.

Estos aceites vegetales se obtienen por presión en frío o en caliente (a temperatura no muy elevada) del vegetal o de ciertas partes del mismo. También pueden obtenerse mediante extracción, pero es preferible optar por aceites vegetales prensados en frío. Los más adecuados son los naturales, puros, vírgenes, de primera presión en frío y procedentes de cultivo ecológico.

Es importante adquirir productos controlados y certificados por las autoridades sanitarias correspondientes para evitar fraudes que pueden afectar a tu salud. Su precio será superior, pero la etiqueta que les acompaña, aporta seguridad a su aplicación. No dudes en consultar lo que consideres oportuno.

Los aceites vegetales se diferencian entre ellos por su composición, especialmente en lo relacionado con la distribución de sus ácidos grasos, que les otorga diferentes propiedades para el cuidado de la piel. En función del tipo de producto que se quiera preparar, será necesario utilizar unos aceites u otros.

A nivel cosmético, la aplicación de aceites vegetales es muy frecuente. Existen muchos tipos y numerosas funciones que pueden realizar. De manera general, su empleo es más frecuente para elaborar cremas, sérum, champús y jabones, así como su aplicación como aceite para dar masajes.

También es frecuente su combinación con diferentes aceites esenciales para elaborar numerosos productos con efectos beneficiosos para la piel, por ejemplo. Preparar una loción de masaje para el cuerpo empleando aceite de coco, por ejemplo, funciona muy bien pues resulta hidratante y suavizante para la piel.

Los aceites vegetales de empleo más frecuente serían: aceite de almendras dulces virgen, aceite de rosa mosqueta virgen, aceite de argán virgen, aceite de jojoba, aceite de coco virgen, aceite de pepita de uva virgen, aceite de semilla de higo chumbo virgen, aceite vegetal de comino negro y aceite de ricino virgen.

Su utilización se ha popularizado y es frecuente la búsqueda de "recetas" en diferentes páginas web para elaborar productos cosméticos en casa. Esta actividad puede provocar problemas si su realización no cumple todos los requisitos sanitarios e higiénicos precisos.

Se recomienda comprarlos en locales con registro sanitario para evitar adulteraciones que resultan negativas para tu salud. No dudes en acudir a ellos y consultar a los encargados para encontrar el que mejor se adapte a tus necesidades.