Trucos y consejos para cuidar a tu mascota en invierno

Responsive image

by Ángela Zorrilla
Con la llegada del invierno y la bajada generalizada de las temperaturas, es muy probable que detectemos algunos cambios de actitud en las mascotas. Del mismo modo que la reducción de las horas de sol y el frío afecta a las personas, también tiene consecuencias en los animales.
 

Puede ser que en alguna ocasión hayas escuchado que las mascotas no sienten frío y que no es necesario abrigarlas, pero, exceptuando algunos que se protegen con su propio pelo y grasa corporal, la gran mayoría agradecerá que se le abrigue ante un cambio brusco de temperatura y que se tengan en cuenta una serie de consideraciones para garantizarles una salud plena durante los meses de invierno.

¿Cómo cuidar a las mascotas en invierno?

A continuación, los expertos de Purina dan las principales recomendaciones para proteger a las mascotas del frío:

  • Mantenlo bien abrigado: cada vez es más habitual ver a perros con jerséis, chaquetas e incluso cuellos y pañuelos que les mantienen el calor. Durante algún tiempo ha existido la falsa creencia de que los perros no sienten frío y que no hay que abrigarlos porque se protegen con su propio pelo, pero eso no es así. Igual que los humanos, los animales padecen el frío y, si no tienen una grasa corporal y pelaje adaptados a bajas temperaturas, es importante proveerlos con prendas que les ayuden a mantener el calor. En casa, tanto perros como gatos agradecerán además del calor del hogar, unas mantas mullidas.
  • Reduce los paseos y limita el tiempo a la intemperie: algunos perros disfrutan de salidas a la nieve y no son tan aprensivos a los cambios de temperatura o los disfrutan porque es su hábitat originario natural, como los Husky siberiano o Alaska malamute, pero la mayoría de ellos pueden resentirse. Por eso, desde Purina recomiendan programar las salidas a las horas de menos frío y para aprovechar las temperaturas más suaves del día para disfrutar del aire libre.
  • Límpiale las patas y comprueba que estén bien: las almohadillas de los perros son una de las zonas más sensibles ya medida que van creciendo, esta zona se vuelve más áspera y resistente, pero al estar en permanente contacto con el suelo pueden sufrir dolencias como heridas o cortes, sobre todo si el suelo está muy frío o tiene una capa de hielo. La revisión de las patas al llegar a casa nos permitirá detectar si tiene alguna herida o dolencia.
  • Evita bañarlo con mucha frecuencia: en los meses de frío, es muy importante secar a tu mascota adecuadamente después del baño y mantenerlo en un sitio caliente. El baño debería realizarse con agua tibia y en un lugar a cubierto... Debido a los cambios bruscos de temperatura, no se recomienda dar paseos al exterior después del baño, para evitar resfriados.
  • Mantenlo activo y ¡hacer ejercicio juntos es mejor! Si hay algo que a todos los perros les encanta, es compartir tiempo de calidad con los humanos con los que convive, y a la mayoría de los gatos también. Al jugar con tu mascota contribuirás a que ejercite y que entre en calor.
  • Acondiciona su espacio: para asegurarte que no pasa frío en casa, los expertos de Purina recomiendan adaptar el lugar donde descansa. En caso de que habitualmente esté cerca de una puerta o ventana, será mejor que durante los meses de frío reubiques la cama de lugar, para evitar exponerlo a corrientes de aire y que pueda enfermar. Además, una manta será ideal para resguardarse los días de más frío.
  • Asegúrate de que esté en un estado de salud óptimo: aun siguiendo las recomendaciones previamente citadas, es primordial hacer las visitas periódicas al veterinario, por lo menos una vez al año para prevenir y diagnosticar posibles patologías. Si tu mascota todavía es un cachorro o, por lo contrario, ya sea senior, se recomienda ir con más frecuencia al veterinario para hacer un seguimiento más exhaustivo y asegurar que tu mascota se mantenga saludable.