3 tips para reformar tu baño

Responsive image

by Ángela Zorrilla
Los gustos de las personas cambian a lo largo de la vida, ello se refleja en la ropa que llevan, el peinado, e incluso las compañías. La vivienda no queda excluida de tal ecuación, y con la llegada de nuevos estilos es más que probable que existan aspectos de un piso que ya no sean tan atractivos visualmente como podían parecerlo antaño.
 

Esto es algo generalizado en la vivienda, pero probablemente los baños y las cocinas sean las que más destacan en esa falta de modernidad y cambio de tercio estético. Debido a ello, la web Reformasdepisos comparte algunos consejos para realizar la reforma del baño:

1. La luz es clave

Un baño ha de tener luz, mucha luz. Sobre todo, cerca del espejo, es por eso que es buena idea disponer de una luz con potencia suficiente que permita iluminar el rostro de quien se encuentre frente al mismo.

Como consejo, las luces a seleccionar a colocar en el baño pueden ser tan estilosas como se guste. No obstante, se recomienda que en estas ubicaciones prime principalmente la practicidad de las mismas, por lo que siempre en este caso es mejor decantarse por una opción más versátil que por otra que lo sea menos, aunque ésta última sea más bonita. Eso siempre que no exista una opción que combine ambas cualidades, por supuesto.

2. Aprovechar espacios

Un baño con muchos elementos puede generar una sensación de sobrecarga que pueda conllevar a generar una sensación de agobio. Dependiendo de los metros cuadrados disponibles habrá que escoger si incluir unos elementos u otros, por ejemplo, si nos encontramos ante un baño pequeño entonces sería una opción planteable el deshacerse del bidé, si ya estuviera instalado, claro.

De manera similar, si se trata de un aseo pequeño se pueden utilizar los toalleros como radiadores, una forma práctica de no sacrificar un elemento y en su lugar combinarlos de una forma inteligente.

Además, debe tenerse en cuenta si los elementos que componen el baño son fijos o móviles. Por ejemplo, mucha gente da por sentado que la ubicación de la bañera es fija y, sin embargo, en la mayoría de casos sí que se puede cambiar de sitio.

3. Combinar los colores

Si bien el gran protagonista en los cuartos de baño suele ser el blanco, también existen otras muchas gamas que quedan elegantes y modernas. Especialmente popular es la combinación de blanco y negro (ya sea en paredes lisas o en azulejos) aunque también tiene cierta relevancia el azul. Además, los azulejos permiten aportar un poco de personalidad y estilo a través de la aportación de diseños.

Los colores fuertes pueden jugar a favor o en contra de los baños, todo depende en la medida en que son utilizados. Por ejemplo, el rojo es un color muy vivo, y por tanto no suele ser recomendable que se utilice en baños salvo que sea en una proporción muy reducida, es decir, como color complementario a un principal.