¿Qué es el masaje tántrico?

Responsive image

by Ángela Zorrilla
El masaje tántrico, a pesar de la creciente popularidad, sigue siendo un misterio para muchas personas. De hecho, es uno de los tratamientos más relajantes y terapéuticos que puede darse. Merece la pena aprender más sobre el para utilizar conscientemente sus beneficios.
 

Los masajes tántricos provienen de la cultura hindú y budista y están relacionados con la filosofía hindú en lo que respecta a la energía sexual. Según el Tantra, tiene una función clave en el cuerpo y es responsable del estado de la propia energía vital. El estrés, las preocupaciones, los traumas, las tensiones... todo ello bloquea la libre circulación de la energía sexual. Esto provoca agotamiento, trastornos físicos y mentales y, simplemente, falta de fuerza y de ganas de vivir.

El masaje tántrico es una técnica que, mediante la estimulación de los chakras, es decir, los centros energéticos del cuerpo, desbloquea los canales de flujo de la energía sexual, permitiendo que ésta llegue a todas las zonas del cuerpo. Pero ¿qué no es un masaje tántrico? Es importante tener en cuenta que esta técnica es diferente a las demás. Contiene elementos de los masajes relajantes, deportivos y masajes sensuales, pero no debe confundirse con ninguno de ellos. El masaje tántrico tampoco es un masaje sensual.

Durante una sesión tántrica, se activan todos los chakras, incluidos los de los lugares íntimos (por supuesto, respetando los límites establecidos, tanto para la persona que recibe el masaje como para el masajista), pero en este caso la intención es dirigir la energía sensual hacia el interior. A través de este tratamiento se proporciona una sensación de profunda armonía y plenitud.

¿Cómo es una sesión de masaje tántrico?

Hay muchas técnicas de este masaje, sin embargo, independientemente del método elegido, cada sesión tiene ciertos elementos en común. En primer lugar, como el Tantra rinde culto al cuerpo en su forma natural, el masaje se realiza sin ropa. Las excepciones son las situaciones en las que el cliente no desea permanecer desnudo. En este punto hay que destacar que el masaje tántrico está relacionado con un gran respeto por el cuerpo, por eso los masajistas siempre se acercan a cada cliente de forma individual y respetando todos los límites. La sesión se desarrolla según las reglas establecidas conjuntamente por ambas partes.

Los objetivos se consiguen no sólo con el tacto, sino también con la comprensión mutua a nivel psicológico y emocional. Por eso es importante hablar antes de que empiece la sesión. Especialmente la primera vez vale la pena saber cómo prepararse para un masaje tántrico. La sesión comienza con un ritual que prepara el cuerpo para la recepción adecuada del masaje. En esta etapa las personas que van a recibir el masaje se acostumbran a la intimidad, lo que permite experimentar plenamente el placer en todos los sentidos.

El aroma terapéutico de los aceites y el incienso, el brillo tranquilizador de las velas y la música relajante, combinados con el toque sensual y tierno de la persona que va a efectuar el masaje, proporcionan toda una serie de sensaciones que aportan no sólo una profunda relajación al cuerpo, sino también efectos sorprendentes a la mente.

En el clímax de la sesión, se alcanza cuando la persona que recibe el masaje siente que la energía vital fluye libremente por todo el cuerpo. Entonces experimenta algo así como una euforia liberadora, sin lucha interior. A nivel emocional, el objetivo es alcanzar un estado en el que sentirse fuertemente "aquí" y "ahora". Es una especie de meditación, durante la cual se consigues algo que no se suele alcanzar en el día a día, que es simplemente estar, sin prisa, sin estrés, sin problemas que ataquen la mente.

Una sesión de masaje tántrico es un momento en el que se experimenta el gozo de la existencia, tanto a nivel físico como espiritual. Su objetivo es, sobre todo, la autorrealización.