Parque El Capricho, tres estilos en un solo jardín

Responsive image

by J.Lizcano
Ubicado en el madrileño barrio de la Alameda de Osuna, el parque de El Capricho es un jardín de 14 hectáreas, de forma triangular, que, como su nombre indica, es un auténtico capricho para la vista y los sentidos.
 

El Parque de El Capricho es un jardín histórico que se construyó por deseo de la duquesa de Osuna que se encargó tanto de cuidarlo como de sufragar las distintas obras que se fueron construyendo. En el año 1900, cuando la duquesa ya había fallecido, el parque pasó a manos de Gustavo Bauer y, posteriormente, en el año 1945 lo adquirió la Sociedad Inmobiliaria Alameda de Osuna. No fue hasta el año 1974 cuando el jardín pasó a convertirse en un parque madrileño a cargo del ayuntamiento de la capital, para disfrute de todos los ciudadanos y de todos los turistas que visitan la ciudad, ya que está considerado como uno de los puntos obligados en las guías turísticas de Madrid.

Sobre todo, porque este Parque de El Capricho es un entorno para disfrutar con los ojos y con la vista, en un entorno idílico, con numerosos rincones en los que perderse. Porque a lo largo de toda su historia distintos artistas fueron construyendo pabellones, recorridos y diversas estancias dando lugar a un parque en el que belleza y singularidad van de la mano. Paseos y caminos en los que el visitante puede encontrarse desde bosquetes de lilos y de árboles del amor hasta robles, cipreses, tejos, pinos, plátanos, cedros y castaños de indias. Una exuberante riqueza vegetal que se llena de colorido en la primavera y el otoño.

Una joya vegetal y arquitectónica, casi desconocida para muchos madrileños, pero que alberga rincones espectaculares, en los que pasar una agradable mañana recorriendo todos sus rincones o deleitarse con la maravilla de sus esculturas y monumentos, ya que en este parque conviven tres espacios totalmente diferenciados: el parterre, el paisaje inglés y el giardino italiano. El parterre destaca por ser una zona de estilo neoclásico, fina y elegante, mientas que el paisaje inglés abarca la mayor parte del parque y se caracteriza por ser más salvaje y natural. Por lo que respecta al giardino italiano, sus numerosas estatuas, fuentes y agua le aportan una belleza única.

parque-el-capricho-tres-estilos-en-un-solo-jardin

Edificios principales

Entre los principales edificios y elementos que ver en este amplio parque vamos a destacar cinco de ellos. Pero, sin duda, paseando por entre sus diversos recorridos y caminos seguro que podrás descubrir algunos más.

- El Palacete es la estructura principal del Parque de El Capricho y va a ser sede de un museo en el que conocer mejor la historia tanto de la duquesa de Osuna como del propio jardín en sí.

- El laberinto es uno de los puntos que más impresión causan. No se puede acceder a él, pero podrás admirarlo de manera completa, ya que se encuentra ubicado en un nivel inferior.

parque-el-capricho-tres-estilos-en-un-solo-jardin

- El templete de Baco, con sus diversas peculiaridades que la convierten, sin duda, en una construcción única.

- La Plaza de los Emperadores, con sus 12 bustos de otros tantos césares romanos. Es el camino natural antes de acceder al laberinto que antes mencionábamos.

- El lago, aunque más pequeño que el de otros parques de Madrid, como el archiconocido Parque de El Retiro, es el lugar ideal para admitar el parque, disfrutar de su espléndida belleza y descubrir si alguno de los cisnes negros que se bañan en sus aguas se deja ver.

parque-el-capricho-tres-estilos-en-un-solo-jardin