Los motivos por los que las españolas acuden al sexólogo

Responsive image

by Mirian Díaz
Cada vez son más las mujeres que piden ayuda al terapeuta para solucionar sus problemas debajo de las sábanas, ¿qué conflictos son los más habituales?
 

Estaremos de acuerdo en una cosa: no existe el compañero de vida perfecto. Todas las parejas pasan por baches o problemas de menor o mayor gravedad, y uno de los que más se repiten está relacionado con el sexo.

Aún nos queda mucho por descubrir, pues la sexualidad que vivimos está llena de tabúes, miedos e ideas confusas. Nos cuesta hablar del sexo y eso es una realidad latente en nuestra sociedad actual. Por mucho que hayamos avanzado, muchas personas siguen silenciando sus problemas en el plano sexual, dejándolo pasar sin más.

Por suerte, contamos con la ayuda de expertos que pueden asesorarnos en nuestra vida sexual. Los terapeutas nos escuchan atentos y ofrecen métodos para solucionar todos aquellos trances por los que pasamos en el dormitorio. Algunos de ellos son físicos, pero otros son psicológicos, y afortunadamente todos ellos pueden abordarse para obtener la vida sexual satisfactoria que siempre habíamos deseado.

Lo que más preocupa a los hombres es la disfunción eréctil y la eyaculación precoz. En cuanto a las mujeres, independientemente de su edad, el tema que suelen tratar con mayor habitualidad es el vaginismo o la anorgasmia.

El autoconocimiento, esencial para mejorar nuestra vida sexual

Los hombres siguen preocupados por el tamaño de su pene y su rendimiento sexual. Su miedo de no estar a la altura les presiona de tal modo que sus relaciones sexuales pueden convertirse en toda una odisea.

Ahora bien, para que la vida sexual en común resulte positiva, ambos deben conocerse en la intimidad e investigar juntos o por separado lo que les genera placer. Si el hombre está obsesionado con dar placer a la mujer, mientras esta carece de los estímulos sexuales necesarios, nunca podrán disfrutar del sexo.

La comunicación es fundamental, pero una de las principales recomendaciones de los sexólogos hace referencia a la autoexploración del cuerpo. Muchos hombres desconocen dónde se encuentra el clítoris, pero aunque parezca mentira es algo que también sucede con muchas mujeres.

Al tener una vida sexual insatisfecha, la mujer tiende a echarse la culpa de todo. Uno de los problemas más comunes en el género femenino es la falta de autoestima. La inseguridad sobre el atractivo y el complejo que sentimos al estar desnudos puede ser un verdadero problema que incapacita a la persona a disfrutar de verdad.

El sexo oral

Para el hombre es algo convencional, pero la mujer, aunque para ella resulte imprescindible, silencia su necesidad. De esa forma, es necesario exponer abiertamente las cosas que nos gustan y nos hacen sentir bien.

En un patriarcado como el que vivimos, la mujer se ha adjudicado el rol de satisfacer a su pareja sin esperar lo mismo. Es como si no tuviera las mismas necesidades y su satisfacción sexual sólo fuera complacer al otro. Sin embargo, esta forma de pensar no contribuye a alimentar nuestra vida sexual, más bien todo lo contrario.

En resumen, las mujeres que tienen un problema sexual deben acudir a un terapeuta para que puedan obtener las herramientas que necesitan. Lo más importante es aceptarse y reconocer el problema. Es la única forma de solucionarlo. Después, se debe corregir el problema de comunicación latente en la pareja para ser honestos con nosotros mismos y disfrutar de la vida íntima tanto como sea posible.