10 interesantes propiedades del sauco

Responsive image

by Carmen Reija. Farmacéutica y divulgadora sanitaria
El sauco siempre ha sido valorado por su estupenda madera con amplias aplicaciones. El tallo, las hojas y las flores se han empleado tradicionalmente por su capacidad antiséptica, antiinflamatoria, diurética y laxante. Además se les atribuye la posibilidad de reducir el colesterol y el azúcar en sangre y mejorar enfermedades gripales caracterizadas por la tos y el aumento de mucosidad. Consulta a tu médico.
 

Botánicamente existen numerosas especies que se denominan Sambucus. En concreto, el Sambucus Nigra es un arbusto que puede llegar a convertirse en un árbol pues puede alcanzar los 5 m de altura. Sus hojas son compuestas y grandes, las flores son blancas estando agrupadas en inflorescencias y presenta frutos en forma de bayas de color negro.

Entre sus principios activos destaca la presencia de aceite esencial, ácido clorogénico, hiperósido, triterpenos, mucílagos, taninos, vitamina C, sambunigrina y sambucina, entre otros. En las bayas hay minerales (potasio, hierro, calcio y sodio, entre otros) y flavonoides (antocianinas y quercitina).

La forma de consumo más habitual es en infusión tras secar hojas, tallos y flores. Es importante tener cuidado con las bayas, que deben ser consumidas siempre maduras y cocidas, por su potencial efecto tóxico y se emplean para elaborar mermelada y ginebra, entre otras aplicaciones.

Entre sus propiedades destacaría que se considera que presenta actividad sudorífica, expectorante, diurética, depurativa, antirreumática, antiinflamatoria y antialérgica.

Se emplea con varios objetivos. Destacarían:

1-La apreciada madera se utiliza para fabricar utensilios agrícolas y de cocina.

2-Las hojas y la corteza se usan para elaborar una solución a las plagas de insectos que atacan a las plantas.

3-En la cocina, con las flores puedes elaborar vinagres o magdalenas, por ejemplo, añadirlas a las ensaladas, hacer infusiones o prepararlas en tempura, entre otras opciones.

4-En uso externo se utiliza para calmar la irritación ocular y para reducir la inflamación e infección de la piel, pues su savia tiene un importante efecto desinfectante y regenerador de los tejidos. Las hojas en uso externo, pueden favorecer la recuperación de esguinces, sabañones, golpes y heridas.

5-Mejora alteraciones del sistema nervioso como espasmos, temblores y convulsiones, por ejemplo.

6-Refuerza el sistema inmunitario. Su gran aporte de vitamina C sería el causante de esta propiedad y se considera que genera una potente actividad antioxidante. Se cree que es útil para mejorar procesos catarrales y gripales y reducir la fiebre.

7-Mejora la congestión de las vías respiratorias altas. A sus flores se les atribuye capacidad expectorante cuando se consumen en infusión.

8-Reduce la inflamación. A la sambunigrina se le atribuye una capacidad antiinflamatoria de interés en diferentes alteraciones como los catarros.

9-Aumenta la diuresis. Se considera diurético debido a la presencia de sambucina que ayuda a eliminar líquidos retenidos, acción muy positiva para mejorar problemas de gota o artritis, por ejemplo.

10-Se considera laxante. Mejora el funcionamiento del aparato digestivo y, consecuentemente, del organismo, ya que favorece la expulsión de toxinas y residuos acumulados que producen malestar.

Existen contraindicaciones que debes conocer. No se recomienda su empleo durante el embarazo ni en los niños en general. Debido a su capacidad diurética, podría interferir en la medicación administrada para tratar hipertensión con fármacos diuréticos. Consulta al médico.