10 consejos infalibles para rejuvenecer la melena

Responsive image

by Sofía Borrás
Por desgracia nada se salva del paso del tiempo: ni el cuerpo, ni la piel... y tampoco el cabello. A medida que pasan los años, nuestro pelo va perdiendo elasticidad, fuerza, brillo, y tiende a volverse muy quebradizo.
 

No hay recetas mágicas para detener el paso del reloj, pero sí que sabemos que con los cuidados adecuados podemos ayudar a disminuir estos procesos al mínimo. Ma Belle Salon, una verdadera clínica de recuperación de la belleza del cabello, señala 10 consejos infalibles para rejuvenecer nuestra melena:

El envejecimiento del cabello ocurre por 2 factores principales:

1) Internos: Falta de vitaminas, estrés, genética, cambios biológicos, etc.

2) Externos: El medio ambiente, la contaminación el sol, que destruye las proteínas más importantes del cabello, la melanina y la queratina. Los tratamientos químicos, los sulfatos, el calor excesivo, como de algunas planchas, la polución y el tabaco; estos últimos hacen con que disminuya la entrada de sangre en la fibra capilar, y como resultado un envejecimiento acelerado.

Estos 2 factores pueden alterar la estructura de la fibra capilar, y como consecuencia, se da una menor pigmentación del cabello y una disminución de la grasa del cuero cabelludo, entre otros daños.

¿Qué podemos hacer para evitarlo?

Alimentación equilibrada, llena de vitaminas y queratina.

El hierro es imprescindible para que el oxígeno llegue al folículo piloso y esté bien nutrido. También, el cobre, zinc y la vitamina B6. Y la queratina que se encuentra en algunos alimentos como: brócoli, coles de bruselas, espinacas, lentejas o garbanzos.

Usar productos para el cabello que contengan protección solar.

Lavar el cabello con frecuencia.

Lavarlo poco es una medida altamente contraindicada por los expertos capilares y tricólogos, ya que la función del champú es limpiar selectivamente el cuero cabelludo para que el poro y el folículo respiren y así, produzcan un cabello fuerte y sano.

Utilizar los productos adecuados.

Hay que conocer nuestro tipo de cabello y tratarlo con productos específicos, hidratarlo con frecuencia y nutrirlo de vez en cuando, ya que ayuda a recuperar la juventud del cabello.

No teñirlo "demasiado".

Lo ideal es hacerlo cada dos meses y complementarlo con tratamientos reparadores intensivos, acondicionadores especiales y sprays de brillo.

Pasarse a la cosmética capilar sin sulfatos.

Su acción limpiadora es muy fuerte y deja muy reseco el cabello y el cuero cabelludo.

Masajes capilares.

Para estimular la circulación del cuero cabelludo y mejorar la entrada de nutrientes a la fibra capilar. Mueve los dedos sobre tu cuero cabelludo y cuello en movimientos circulares pequeños y firmes. Puedes utilizar aceites esenciales como el de lavanda, naranjas dulces o argán.

Cortar con frecuencia.

Hay que repasar las puntas cada dos meses, para que el cabello salga vigoroso y rápido.

Evitar el estrés.

Para combatir la pérdida excesiva del cabello.