Día del Libro: cinco obras de autoría femenina que hay que leer al menos una vez en la vida

Responsive image

by María Robert 
Como criticaba Virginia Woolf, “para la mayor parte de la Historia, Anónimo era una mujer”
 

Cada 23 de abril el mundo entero celebra el Día del Libro como una fecha simbólica para promover el disfrute de la lectura. Muchos países lo festejan con actividades de todo tipo, con la idea de dar a conocer el poder mágico de los libros, un nexo entre el pasado y el futuro, un puente entre generaciones y distintas culturas.

Proclamada por la Conferencia General de la UNESCO en 1995, esta fecha simbólica de la literatura universal coincide con la de la desaparición de los escritores William Shakespeare, Miguel de Cervantes e Inca Garcilaso de la Vega. "Este día rinde homenaje a los libros y a los autores y fomenta el acceso a la lectura para el mayor número posible de personas. Trascendiendo las fronteras físicas, el libro representa una de las invenciones más bellas para compartir ideas y encarna un instrumento eficaz para luchar contra la pobreza y construir una paz sostenible", apunta la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura.

Al defender el libro y el derecho de autor, la UNESCO apoya la creatividad, la diversidad y la igualdad de acceso al conocimiento, en particular a través de su Red de Ciudades Creativas de la Literatura, la promoción de la alfabetización, el aprendizaje móvil y el libre acceso a los contenidos científicos y los recursos educativos.

La brecha de género en la literatura

Sin embargo, cabe poner sobre la mesa en este día otra realidad: la brecha de género entre las autoras. No hace falta acudir a estadísticas para comprobar, por ejemplo, el escaso reconocimiento de la mujer en el ámbito literario. Con repasar los galardones más importantes de la literatura es suficiente para hacerse una idea. Desde su creación en 1901, hasta 2020, el Nobel de Literatura solo ha premiado a 16 mujeres frente a 101 hombres (7 de ellas en los últimos 20 años).

Más de lo mismo ocurre con el máximo reconocimiento de la lengua castellana, el Premio Cervantes. Se instauró en 1976, y en lista de sus ganadores hay escritos 40 hombres frente a seis mujeres: María Zambrano (1988), Dulce María Loynaz (1992), Ana María Matute (2010), Elena Poniatowska (2013), Ida Vitale (2018) y Cristina Peri Rossi (2021).

Y es que, como criticaba Virginia Woolf, "para la mayor parte de la Historia, Anónimo era una mujer". Jane Austen, las hermanas Brontë, Luisa May Alcott, Nora Roberts e incluso J.K. Rowling son solo algunas de las prominentes escritoras que han utilizado seudónimos o iniciales para esquivar el sexismo de editores y lectores. Por esta invisibilización que ha tenido la mujer en la literatura a lo largo de los años y que aún perdura, repasamos cinco obras de autoría femenina imprescindibles para cualquier amante de la literatura.

Cinco obras de cultor escritas por mujeres

Simone de Beauvoir - El segundo sexo

Considerado el ensayo feminista más importante del siglo XX, vendió 22.000 ejemplares solo en su primera semana en las librerías. Todo lo que se ha escrito posteriormente en el campo de la teoría feminista ha tenido que contar con esta obra, bien para continuarla en sus planteamientos y seguir desarrollándolos, bien para criticarlos oponiéndose a ellos.

Emily Brontë - Cumbres borrascosas

La única novela de Emily Brontë fue publicada por primera vez en 1847 bajo el seudónimo de Ellis Bell, pero ha alcanzado su estatus de culto y clásico literario. Generaciones de lectores se han sentido fascinados por la feroz Catherine y el salvaje Heathcliff.

Virginia Woolf - La señora Dalloway

La cuarta novela de la escritora británica, publicada el 14 de mayo de 1925, es posible su obra más conocida. Retratando a Clarissa Dalloway, una mujer de cincuenta y dos años de la alta sociedad londinense, casada con un diputado conservador del parlamento británico y madre de una hija adolescente, aborda también un amplio espectro de temas, desde el colonialismo, hasta el feminismo, la bisexualidad y la política.

Harper Lee - Matar a un ruiseñor

En 1969 la escritora estadounidense publicó esta obra universal con la que logró un éxito instantáneo, además del Pulitzer. La novela está inspirada en las observaciones de la autora sobre su familia y sus vecinos, así como en un incidente ocurrido cerca de su ciudad en 1936 cuando tenía 10 años.

Carmen Laforet - Nada

Nada es la primera novela de la escritora barcelonesa, así como una de las obras literarias más importantes de la España del siglo XX. Con una mirada existencialista y una renovada prosa, ahonda en la pobreza de la posguerra durante los primeros años del franquismo.