¿Hongos en las uñas? Ponle remedio antes de que sea demasiado tarde

Responsive image

by Merce Rey
Cuando nuestros pies están sometidos a la humedad y a las temperaturas cálidas surge la onicomicosis. Esta patología hace que las uñas adquieran un aspecto diferente, que muden de color e incluso se vuelvan más gruesas.
 

Este tipo de infección que afecta a las uñas de los pies suele manifestarse cuando esta zona del cuerpo está expuesta a entornos húmedos y cálidos. Después de una ducha, si no nos secamos bien pueden proliferar los hongos. Los expertos aconsejan secar la zona con detenimiento con una toalla y si es necesario emplear el secador para que no quede ningún resto de agua. Si has realizado ejercicio o un paseo prolongado, es posible que el pie haya sudado. En ese caso, razón de más para cambiar los calcetines y el calzado. Desde la fundacionpielsana.es recomiendan usar "calcetines de algodón 100%", así como "calzado de cuero y poco apretado". Como medida de prevención en aquellos espacios que son transitados por un gran volumen de personas (gimnasios, piscinas, spas, balnearios, playas, etc.) es necesario que utilices chancletas o escarpines para proteger tus pies. Por su parte, en clinicapegadas.com sugieren aplicar "polvos de tacto o antitranspirantes" en caso de sudoración excesiva y si ya has tenido hongos en los pies, proponen los "polvos de tacto antifúngicos". De lo contrario, si lo que has padecido son hongos en las uñas, decántate por "soluciones hidratantes para las uñas que contengan sustancias naturales que evitan la aparición del hongo, como el extracto de árbol de té".

Entre un 2 y 14% de la población suele sufrir onicomicosis, siendo las personas mayores de 60 años las que más lo padecen, según señalan desde farmalastic.cinfa.com. Además de la humedad y el calor, pueden influir en su aparición: tener las defensas bajas, reutilizar el calzado de otra persona que ya tuviese hongos o padecer otras enfermedades como psoriasis o la diabetes. Asimismo, en la web también aseguran que "si tenemos menos defensas a causa del VIH, tratamientos de quimioterapia, terapia inmunosupresora o tomamos antibióticos continuamente, seremos más proclives a desarrollar esta infección" y apuntan que "el envejecimiento" y "padecer otras infecciones fúngicas, como el pie de atleta" podrían ser otros de los detonantes de esta infección.

Debes sospechar si…

La uña cambia de color, se vuelve más gruesa o presenta "formas raras y que rompe con facilidad" o desprende "mal olor", indican desde clinicapegadas.com. Pero a veces no se queda en una uña y listo, sino que puede "extenderse a otras uñas del pie", según señalan en farmalastic.cinfa.com. En caso de sospecha, acude al especialista porque él podrá hacer una valoración más exhaustiva y ofrecerte el tratamiento más adecuado. Existen tres modelos de actuación: desde aplicar un barniz especial para uñas, con el fin de "tratar y prevenir la infección, y reducir también la decoloración de la uña", pasando por la toma de "medicamentos antifúngicos orales" hasta el uso del láser, detallan en la página anterior. Tendrás que armarte de paciencia porque aseguran que "eliminar los hongos en las uñas de los pies no es imposible, pero es un proceso muy lento".

FOTO PRINCIPAL.: Foto de Marcus Aurelius en Pexels.