¿Quieres saber cuál es tu tipo de piel?

Responsive image

by Sonia Baños
Saber qué tipo de piel tienes es básico para aprender a tratarla y mimarla. En función de si tu dermis es seca, mixta, grasa, sensible… necesitarás aportarle unos cuidados u otros para que luzca siempre bella y joven. Hoy en esvivir.com te ayudamos a descubrir tu tipo de piel.
 

¿Sabes que existen 4 tipos de piel bien diferenciados? Los tipos de pieles son grasa, seca, mixta y normal y, para cuidarla como se merece, necesitas saber exactamente qué tipo de dermis tienes. Para ello, sigue estos pasos básicos.

  1. En primer lugar, es importante lavar tu rostro con agua y comprobar cómo se comporta pasados unos minutos. Cuando esté seca y antes de aplicarle cualquier producto, revisa si tiene algún brillo en la zona de la frente, barbilla o mentón. Si es que sí, seguramente tu piel sea mixta o normal. Si pasado un tiempo mayor notas también brillos en las mejillas, tienes con total seguridad, una piel grasa. En cambio, si, por el contrario, no aparece ningún tipo de brillo en la piel, estaremos hablando de una piel seca.

  2. Otra manera de revisar qué tipo de piel tenemos en con la ayuda de papel matificante. Para ello, da ligeros toques por todo el rostro con la ayuda del papel para observar después la cantidad de grasa que queda impregnada. Si ves que solo aparece grasa en frente y nariz, tienes la piel normal o mixta, si, en cambio, el papel queda impregnado de sebo, estaremos hablando de una piel grasa. Si no aparece casi grasa en el papel matificante, estaremos hablando de una piel seca.

Cómo cuidar cada tipo de piel

Una vez que hayas descubierto el tipo de piel que tienes, es básico que le apliques los cuidados que necesita.

  • Piel mixta: Como has podido leer anteriormente, el tipo de piel mixta presenta grasa en la zona T del rostro (frente, nariz y mentón). Por ello, esta zona, necesita de unos cuidados específicos. Para cuidarla tienes que limpiar en profundidad antes de aplicar los productos de tratamiento pertinentes. Para ello, utiliza agua tibia en lugar de muy fría o caliente, ya aplica crema hidratante de forma regular mañana y noche.

  • Piel seca: Este tipo de piel necesita productos que mantengan el equilibrio hídrico para que siempre esté lo suficientemente hidratada. Debemos evitar que este tipo de piel que tiene a presentar un aspecto áspero y descamado, pierda el agua que hace que luzca joven y tersa. Este tipo de piel suele irritarse con facilidad para evitarlo, es importante seguir una dieta saludable y bebe 2 litros de agua al día. Es básico que se use diariamente una crema con factor de protección, así como sérums como complemento indispensable a tu crema hidratante habitual.

  • Piel normal: Es fundamental saber mantener el aspecto naturalmente bello de este tipo de piel. Para ello, hay que mimarla día y noche con los productos adecuados para ello. Exfolia tu piel una o dos veces por semana para eliminar células muertas y aplica la crema facial a través de ligeros masajes para estimular la circulación sanguínea.

  • Piel grasa: La piel grasa necesita muchos mimos y cuidados, así como mucha constancia. Este tipo de piel tiende a fabricar más sebo de lo normal, algo que debemos saber controlar para evitar la aparición de granitos e impurezas. Es fundamental prestarle una especial atención a la limpieza y desmaquillado de la dermis grasa para eliminar los restos de impurezas y células muertas que puedan provocar la obstrucción de los poros de la piel. Exfoliar y utilizar una mascarilla limpiadora es obligatorio cada semana. Usa productos matificantes para hidratar y tratar.