¿Te sientes hinchada? Consigue el efecto opuesto con estos alimentos

Responsive image

by Merce Rey  
El consumo excesivo de sal y de ultraprocesados, así como padecer de una mala circulación, pueden estar relacionados con el origen de la retención de líquidos o edema.
 

¿Has notado de un día para otro como tu abdomen ha ganado volumen o como tus pies están hinchados? Es lo que se conoce como retención de líquidos o edema. Estos síntomas pueden estar asociados a problemas circulatorios, pero también a otras causas como la "insuficiencia cardiaca congestiva, enfermedades renales o hepáticas", indican desde la Fundación Española del Corazón. Por su parte, en los casos leves, Mónica Hacha, dietista-nutricionista y tecnóloga de los alimentos, indica que suele estar asociada a "ciertas modificaciones en nuestro patrón alimentario o porque llevamos una mala alimentación". Aquí hace hincapié en los ultraprocesados, cuyo alto contenido en sal hace que "retengamos más líquidos de los que deberíamos", expone. Además, de notar como incrementa tu peso y como se inflaman tus piernas y tobillos, es posible que, si ejerces presión en la piel con el dedo, "notes un hundimiento que permanece durante algunos minutos o segundos" tras haberlo separado de la zona, manifiestan desde la Fundación.

A por los diuréticos

Cuando vayas a hacer la compra, elige aquellos productos que "favorezcan esa producción de orina", según apunta Hacha en el vídeo. Es el caso de los diuréticos. Dentro de esta categoría se encuentran las frutas y los vegetales. La experta aconseja consumir la alcachofa y los espárragos por ser "ricos en fibra y en agua". Pero tampoco nos podemos olvidar de otros como el perejil, que "aunque se añade en pequeñas cantidades" es beneficioso para este fin, al igual que la cebolla. La profesional aconseja incorporar esta última a la dieta, "tanto en crudo como en cocinado". En lo que respecta a las frutas enumera las siguientes: la piña, la papaya y la pera. En este sentido, asegura que la piña "se incluye en muchas dietas de adelgazamiento" y la pera la define como "una fruta versátil" por su efecto depurativo y por su capacidad de saciar.

Ni de lejos

En el extremo opuesto se encuentran los ultraprocesados, que son los que hay que evitar junto con la sal. La página web de la Fundación Española del Corazón advierte que se debe "restringir el consumo de quesos curados y semicurados", evitar "las conservas, los ahumados y los patés", al igual que aquellos productos que ya vienen "precocinados". En su lista no faltan "las salsas", "los cereales, galletas y aperitivos con sal" y sugiere que estos últimos se deberían "reemplazar por sus variantes sin sal".

Combínalo con

Es importante que además de cuidar tu alimentación, hagas ejercicio con frecuencia, bebas agua, tomes infusiones y que apuestes por el cocinado al "vapor" o en "papillote", ya que "los alimentos se cuecen en su propio jugo y conservan todo su sabor", aseguran desde el organismo. Pero también tienes otras opciones, como el cocinado al horno, a la plancha, el guiso o el estofado.

FOTO PRINCIPAL.: Foto de Kindel Media en Pexels.