9 recomendaciones para viajar con niños

Responsive image

by Carmen Reija. Farmacéutica y divulgadora sanitaria
En lugar de pensar en la incomodidad que supone llevar a los niños, piensa en lo que disfrutaréis juntos, lo que aprenderán y lo importante que es para su formación. No te plantees problemas que no tienen que presentarse; simplemente organiza tu viaje teniendo en cuenta lo que vais a hacer, el lugar de destino y el medio de transporte. Seguro que todo sale bien y el placer del viaje te hace olvidar todos los planteamientos negativos previos y los que puedan presentarse.
 

No renuncies a tu viaje por temor a que los niños lo pasen mal. Plantéatelo en positivo y elimina tus miedos. Habrá momentos mejores que otros, como en casa. Seguro que aprovecharán el tiempo, aprenderán mucho, establecerán nuevas relaciones y recordarán con ilusión todo lo que hayan vivido. Consulta a su pediatra todas tus dudas.

Entre las recomendaciones generales que señalan los expertos destacarían:

1-Controla el ambiente.

Si viajáis en coche, es preciso que no haga mucho calor, ni pasarse con el aire acondicionado. Tampoco es adecuado que les de el sol directamente porque se sentirán incómodos y te lo harán saber.

2-Entretenimiento variado.

Música, cuentos y películas son una buena opción. Si viajan varios niños en el mismo coche, pueden disfrutar con juegos tradicionales, adivinanzas o canciones que, además de entretenerlos, les harán pensar y aprender.

3-Horarios adaptados a los niños.

Si el desplazamiento en coche es largo, elige el mejor momento para hacerlo. Durante la noche o la siesta los niños irán durmiendo muy tranquilos y el viaje les resultará mucho más cómodo.

4-Lleva un botiquín de viaje.

Consulta a tu médico e incluye todo lo necesario para garantizar un viaje sin sustos. Si precisan algún medicamento determinado, no dudes en incluirlo en el botiquín y que éste vaya protegido del sol y de las altas temperaturas que se pueden alcanzar en el interior del vehículo.

5-Mantener la hidratación adecuada en todo momento.

Es fundamental evitar la deshidratación y sus consecuencias. Lamentablemente, se produce de manera insidiosa, por lo que los adultos deben estar muy pendientes de que ingieran líquidos con frecuencia. Lo mejor es que los niños beban agua, pero también puedes ofrecerles zumos sin azúcar añadido, por ejemplo.

6-Organiza todo bien.

Elabora una lista general reutilizable y vete señalando lo que llevas en cada ocasión, en función de las necesidades concretas. No lo dejes para última hora porque seguro que algo se te va a olvidar y después lo lamentarás.

7-Para de manera regular.

Los expertos recomiendan que los viajes con niños pequeños no duren más de seis horas y que las paradas sean en intervalos de, como máximo, dos horas. Si demandan más, analiza la situación y ofréceles alternativas o para (si consideras que es lo correcto en ese momento).

8-Prepara bebidas y comidas.

Llevar lo necesario en una nevera en el coche es una buena idea, pero no debes elegir productos que se estropeen. Te ayudará a entretenerlos y mantener sus necesidades esenciales cubiertas.

9-Sigue las normas de seguridad.

Coloca a los niños en las sillas adecuadas a su edad y abrocha los cinturones. No pienses que están incómodos con ellos; están seguros.