8 propiedades del abedul

Responsive image

by Carmen Reija. Farmacéutica y divulgadora sanitaria
El abedul ha formado parte de la tradición “medicinal” y “mágica” europea desde tiempos ancestrales. Se le atribuyen muchas propiedades interesantes pues se considera antiinflamatorio, depurativo, reductor de la retención de líquidos y una ayuda para reducir el sobrepeso. Se utilizan sus hojas y su savia en numerosos preparados fitoterapéuticos solo o combinado con otras plantas que potencian su actividad. Pero no todo son ventajas y es preciso consultar su consumo al médico.
 

Botánicamente el abedul pertenece al género Betulae. Es un árbol de montaña que forma bosques claros y abiertos tanto en Europa como en Norteamérica, donde se encuentran varias especies. Se cultivan con fines medicinales, las hojas, las yemas, la savia y, con menor frecuencia, la corteza, el leño y las cenizas.

Es un árbol de entre 10 y 30 metros, de hoja caduca. Su copa es alargada y sus ramas jóvenes cuelgan libremente. La corteza es de color blanco con líneas de color negro. Las hojas son triangulares, puntiagudas y con los márgenes en forma de sierra. Las flores se agrupan en inflorescencias colgantes muy características.

En su composición química destaca la presencia de varios principios activos de interés que se encuentran en mayor proporción en las hojas, pero también en las yemas y la corteza. Destacaría la presencia de aceite esencial (rico en sacilicato de metilo), flavonoides (quercetol, por ejemplo), ácidos fenólicos, taninos, sales minerales (fundamentalmente potasio), vitamina C y triterpenos.

Al abedul se le atribuyen numerosas propiedades entre las que destacarían:

1-Analgésico y antiinflamatorio.

Alivia el dolor provocado por la inflamación de las articulaciones (como la artritis, la artrosis y la gota, por ejemplo) siendo especialmente eficaz en caso de inflamación renal (pielonefritis).

Reduce el dolor y la inflamación de contracturas musculares, tendinitis, bursitis, fibromialgia y neuralgias.

Alivia las cefaleas y la inflamación uterina.

2-Antipirético.

Se considera eficaz para reducir los estados febriles en procesos gripales, resfriados y alergias respiratorias. También reduce la fiebre en infecciones urinarias, hepáticas y digestivas.

3-Antiséptico urinario indicado para mejorar infecciones urinarias como la cistitis, por ejemplo.

4-Previene la formación de piedras en el riñón y ayuda a disolverlas o eliminarlas si ya se han formado. También participaría en reducir el dolor que provoca el cólico nefrítico asociado a la presencia de estas piedras.

5-Depurativo y desintoxicante, pues favorece la expulsión de toxinas, cloruro, urea y ácido úrico a través de la orina. Estimula la expulsión de orina, previene la retención de líquidos y se considera coadyuvante en tratamientos de sobrepeso.

6-Ayuda a controlar la tensión arterial

7-Astringente y antidiarreico, la presencia de taninos en su composición química ayuda a combatir la diarrea y los cólicos.

8-En aplicación externa, se considera eficaz para reducir dolores articulares, sobre eccemas, forúnculos, urticarias y picaduras de insectos. Su aplicación en forma de loción fortalece las raíces del cabello y previene su caída prematura.

Es posible encontrarlo solo o en combinación con otras plantas, en diferentes preparados fitoterapéuticos de aplicación específica.

Pero no todo son ventajas. Consulta a tu médico su consumo para evitar la aparición de efectos adversos indeseables o su interferencia con tratamientos farmacológicos pautados por el especialista.