La cosmética se rinde a la cica, un poderoso activo antioxidante milenario

Responsive image

by María Robert 
A la cica (o centella asiática) se le atribuyen propiedades curativas desde hace milenios. Ahora se ha puesto de moda por sus propiedades antienvejecimiento
 

La cosmética natural ha adoptado un nuevo/antiguo ingrediente infalible. Se trata de la cica, aunque probablemente ese nombre no te diga nada, ya que es más conocido por otro denominador: centella asiática. A esta pequeña planta herbácea originaria de Asia se le atribuyen propiedades curativas. Cuenta la leyenda que la medicina tradicional milenaria la usaba para calmar las heridas después de las batallas. Mito o realidad, la certeza es que tiene increíbles beneficios para la piel.

Actualmente la cica es admirada sobre todo por sus propiedades calmantes y suavizantes. Por su alto contenido en compuestos antioxidantes se ha convertido en uno de los ingredientes estrella de la cosmética.

El milagroso activo antioxidante en cuestión es el Madecassoside, y además es muy eficaz en el tratamiento de cicatrices. No en vano, ayuda a la reducción de las inflamaciones de la piel y acelera el proceso regenerador de la dermis. Por esa razón es también muy deseada para los tratamientos antiacné y en pieles sensibles.

Las cremas cica

Las denominadas cremas cica, nombre que proviene de la palabra francesa cicatrice (cicatriz) no son novedad cosmética, pues llevan siendo un imprescindible en el neceser desde hace años. Sin embargo, se han puesto de moda en los últimos tiempos por otro poder recién descubierto.

Y esque este ingrediente potencia la regeneración celular y la síntesis de colágeno, por lo cual, mejora la textura de la piel y el aspecto de las cicatrices. No solo eso. Para completar sus beneficios, rejuvenecimiento de la piel al retrasar el proceso de envejecimiento y favorecer su firmeza.

Pese a su textura densa (aunque las nuevas formulaciones han sido mejoradas y empiezan a ser más ligeras), las cremas con cica son cosméticos no comedogénicos, por lo que no obstruyen los poros, ni provocan granos y pueden usarse en pieles con tendencia acneica. Todo un Salto Grial de la cosmética