¿Cómo meditar mientras sales a correr y cuáles son sus beneficios?

Responsive image

by Estefanía Grijota
Tal y como lo lees, meditar mientas sales a correr es la combinación de una práctica de meditación consciente mientas corres, pero hay algunas cosas que se deben tener en cuenta. Te lo contamos
 

Se puede pensar, y es lo más lógico, que la meditación consiste simplemente en sentarse con las piernas cruzadas y los ojos cerrados mientras permaneces en silencio. De hecho, la meditación se trata de esto y, a menudo, se practica en un lugar tranquilo y sin distracciones.

Pero también puedes practicar la meditación en movimiento, salir o correr o simplemente a andar puede darte esa oportunidad. La naturaleza rítmica del correr puede permitirte aquietar tu mente y conectarte por completo con el presente mientras dejas a un lado tus preocupaciones. Correr mientras meditas puede ofrecerte muchos beneficios. Además, hay formas específicas de hacerlo para sacarle más provecho.

¿Qué es la meditación en ejecución?

Correr mientras meditas es meditación en acción. Se trata de conectarte con tu cuerpo, aquietar tu mente y permitirte vivir genuinamente el momento mientras haces ejercicio. Además, se trata de una excelente opción si tienes un estilo de vida ocupado y sientes que no tiene tiempo para sentarte y observar tus pensamientos todas las mañanas. Así, en lugar de preocuparte por un proyecto en el trabajo u otras tareas pendientes mientras corres, puedes tratar de concentrarte en tu respiración y las sensaciones de tu cuerpo.

Hay ya algunos estudios científicos que han investigado los beneficios de combinar la meditación y el ejercicio, como este último publicado en el 2019 en la revista científica ScientDirect, donde se explica cómo esta práctica reduce el estrés y la ansiedad. Además de recomendar los siguiente:

1. Enfócate en tu respiración

A menudo se recomienda concentrarse en la respiración como primer paso en muchas prácticas de meditación. Puede servir como un ancla para calmar tu mente y aquietar tus pensamientos. Cuando comiences tu rutina de carrera, puede respirar profundamente por la nariz relajando el diafragma y exhalando lentamente, también or la nariz. A medida que corres más rápido, puedes observar tu respiración sin tratar de controlarla.

Considera empezar despacio y aumentar su ritmo gradualmente, mientras te concentras en cómo responde su cuerpo al aumento de la velocidad.

2. Establecer una intención

¿Por qué estás practicando la meditación corriendo? Es útil establecer tu intención y llegar a una declaración que te ayude a mantenerse enfocada en esa intención. Si su mente comienza a divagar mientras corre, puede repetir la declaración en su mente para ayudarlo a regresar al presente.

Esta declaración puede ser una afirmación positiva, que también es una excelente manera de calmarse y relajarse. Un ejemplo podría ser: "Estoy completamente comprometida con el momento presente".

3. ¡Quítate los cascos!

Escuchar música o un podcast mientras corres puede ser agradable, pero puedes distraerte si estás tratando de meditar. A no ser que uses los cascos para ponerte, precisamente, una meditación, sonidos de la naturaleza (si no tienes un parque cerca) o ruidos agradables, que inciten a la concentración, no los uses.

4. Salir al aire libre (en la medida de lo posible)

Correr por el centro de la ciudad, con los ruidos, la gente y los sonidos de los coches es todo un desafío, por lo que respirar aire fresco y evitar todo lo posible la contaminación acústica es lo que mejor te puede ayudar con la meditación. Si bien, el objetivo no es desconectarse de su entorno, puedes estar menos alerta si te concentras en tu cuerpo. Además, no ignores ningún dolor, pues de lo contrario, te podrías lesionar.

Foto principal: Unsplush