SIBO, qué es y cómo tratarlo

Responsive image

by Sonia Baños
¿Tienes siempre la barriga hinchada? ¿Tienes siempre muchos gases? Es probable que puedas tener un exceso de bacterias en tu sistema digestivo y sufras de SIBO. Hoy en esvivir.com te contamos de qué estamos hablando y cómo tratarlo.
 

El SIBO o disbiosis intestinal se produce por un sobrecrecimiento bacteriano o fúngico que puede provocar muchas molestias digestivas. Reconocer las causas es básico para atajar el problema.

Nuestro cuerpo está lleno de microorganismos que, en la mayoría de casos y si su existencia es equilibrada, nos ayudan a que nuestro cuerpo funcione mucho mejor. Esta serie de bacterias y hongos es lo que se llama la microbiota y es diferente en función de la zona del cuerpo. En el caso de que esa microbiota crezca en exceso o se reduzca su cantidad, puede provocarnos diferentes patologías. Cuando este sobre crecimiento se produce en el intestino delgado, procedente del grueso, estamos hablando de SIBO, si este crecimiento es de hongos, hablaríamos de SIFO.

Por qué se produce este sobrecrecimiento

Nuestra microbiota va cambiando a lo largo de la vida y estos cambios se producen, sobre todo en la edad adulta, debido a la alimentación, el estilo de vida, el uso de algunos fármacos, etc. Estos cambios hacen que unas especies se desarrollen o crezcan más que otras. Las causas más comunes para que se desarrollen estos cambios pueden ser:

  • La falta de ácido en el estómago que provoca una mala digestión y, por lo tanto, reflujo y mala absorción de los alimentos. Esta falta de ácido puede estar ocasionada por el uso de protectores gástricos, por una bacteria llamada Helycobacter pylori o por sufrir de hipotiroidismo.

  • Sufrir insuficiencia biliar también puede provocar SIBO. La falta de ácidos biliares puede provocar estreñimiento y, por consiguiente, un desarrollo excesivo de bacterias.

  • La sobrecarga digestiva, la edad y las patologías sistémicas pueden llegar a agotar el páncreas y provocar un déficit de enzimas.

  • Algunas intolerancias como la celiaquía, la sensibilidad al gluten o la alergia a la proteína de la leche deterioran las vellosidades intestinales y alteran la síntesis de enzimas.

  • El estrés o picar demasiado entre horas también pueden ser factores causantes de un crecimiento excesivo de bacterias.

Síntomas del SIBO

Hay muchos síntomas que nos pueden estar advirtiendo de sufrir un Sobrecrecimiento bacteria del intestino delgado. Como por ejemplo sufrir:

  • Un exceso de gases que pueden provocar dolor, distensión o flatulencias. Los gases son el resultado de las bacterias alimentándose, generando ácidos y gases que pueden ser dióxido de carbono, hidrógeno, metano y sulfuro de hidrógeno.

  • Diarreas, estreñimiento o ambas cosas indistintamente.

  • Pesadez, náuseas, acidez, exceso de reflujo

  • Déficit de nutrientes que pueden provocar anemia, heces grasas, pérdida de peso…

  • Diferentes reacciones alimentarias como por ejemplo a la lactosa, a la fructosa, al sorbitol…

Alimentación recomendada si sufres SIBO

Si piensas que puedes sufrir de SIBO, lo primero que debes hacer es consultar con tu médico para que te recete el tratamiento que más te pueda ayudar, pero, además, en conveniente que cambies tu alimentación. En primer lugar, elimina todas las fuentes de azúcar y edulcorantes artificiales. También es conveniente aportar enzimas digestivas para recuperar el buen funcionamiento del estómago y páncreas. Además, puedes tomarte 3 veces al día y cada día 3 gotas de aceite esencial de orégano, tomillo y ajedrea. El ajo inhibe el crecimiento de microorganismos dañinos. El ayuno intermitente y hacer ejercicio de forma regular también ayudarán si sufres SIBO.