¿Qué son las mamas tuberosas y cómo impactan?

Responsive image


Es algo más común de lo que nos creemos. Pechos más separados de lo usual. Sensación de flacidez. Aspecto de tubo. Son malformaciones o anomalías estéticas que se producen durante su madurez y que pueden originar un profundo malestar psíquico, sobre todo en las jóvenes adolescentes.
 

"Mama tuberosa". ¿Es un término que nunca has escuchado? Pues está descrito por Rees y Aston desde 1976. Hay quien puede tener esta malformación mamaria que afecta a su forma y su tamaño y no saber ponerle nombre.

¿Qué es lo que la caracteriza? Una falta de crecimiento de la mama en toda o en parte de su base o contorno. Son más pequeñas de lo considerado como normal. En ocasiones, adoptan una forma que recuerda a la de un tubérculo de las raíces de algunas plantas. Por lo general, la mitad inferior del seno se encuentra como menos desarrollada que la superior, la areola suele ser más grande de lo normal y hay un efecto de flacidez. Incluso, se puede tener un pecho más desarrollado que el otro. Las mamas suelen encontrarse más separadas de lo normal.

Lo más común es que esta malformación, que puede corregirse con una operación de mamas tuberosas, relacionada con una mala producción de hormonas surja en la pubertad. Se origina durante el crecimiento de la mama. Hay sobre todo tres grados. El 1 es el más frecuente. El volumen de los senos es normal o hipertrófico y las areolas están desviadas hacia abajo y adentros. En el II, la areola mira hacia abajo porque los cuadrantes inferiores de la mama tienden a ser deficientes en su desarrollo. Puede haber piel suficiente en la región subareolar o piel insuficiente. El grado III es el tipo más fuerte, puesto que afecta a todos los cuadrantes del seno y los pechos tienen una base mamaria mínima, que suele conllevar un aspecto de tubo.

Hoy por hoy, el problema tiene fácil remedio a nivel estético y hay multitud de centros de cirugía estética en Barcelona, en Madrid y en otras ciudades de nuestro país que realizan la operación de mamas tuberosas. Se remodela la zona de la areola y la zona inferior de la mama. Si son de Grado II o III, muchas veces se coloca un implante o prótesis si hay insuficiencia de masa. La cicatriz es prácticamente imperceptible y el alta suele darse a las 24 horas de la intervención.

La salud física no se ve comprometida si se tiene este problema estético. Pero, al producirse principalmente en la etapa de la pubertad, en la que se da al pecho mucha importancia, puede conllevar un fuerte impacto psicológico en la población adolescente. Genera con frecuencia complejos, inseguridades y baja autoestima. La vergüenza que llegan a sentir las chicas que lo padecen puede llevarlas a encerrarse en sí mismas y a no querer mostrar nunca sus pechos en el vestuario del colegio o en casa ni a sus propias madres. De ahí la necesidad de acudir a profesionales de la psicología que les faciliten información y ayuda para recuperar su seguridad.