Extrema el cuidado de tu ojos en verano

Responsive image

by Sonia Baños
Es importante para la salud de tus ojos que durante todo el año los cuides y los mimes de forma correcta. En verano debes extremar estos cuidados, ya que las altas temperaturas, el aire acondicionado, el mar, el cloro o los rayos del sol pueden provocar ciertas patologías importantes.
 

Los ojos debemos cuidarlos durante todo el año, pero en verano se juntan diversas circunstancias típicas de esta estación que los convierten en un blanco fácil de infecciones, sequedad o problemas de visión.

Problemas más comunes para los ojos en verano

  • Queratitis: Se produce por una bacteria llamada Acanthaoeba que afecta sobre todo a las personas que usan lentillas después del baño y también por el cloro. Producen dolor, fotofobia, lagrimeo y ojo rojo. Sus síntomas se suelen prolongar durante 1 o 2 días y desaparecen sin dejar secuelas.

  • Cataratas: Alrededor del 70% de las personas mayores de 70 años sufre de cataratas, una enfermedad provocada por el envejecimiento ocular. ¿Sabías que esta afección se puede originar por una exposición excesiva al sol? Si sufres de cataratas, estas pueden acelerarse después de tomar el sol.

  • Síndrome del ojo seco: En verano esta afección puede agravarse provocada por el calor del ambiente. Esto ocasiona irritación, escozor, enrojecimiento, lagrimeo, sensación de pesadez en los párpados o sensación de cuerpo extraño.

  • Conjuntivitis: Se trata de una inflamación de la piel que recubre la superficie interna de los párpados y la superficie anterior a la córnea y que provoca inflamación, picor, enrojecimiento, fotofobia y lagrimeo.

  • Pterígion: Crecimiento anormal de la conjuntiva sobre la córnea, de color blanco, a causa de una exposición solar excesiva.

  • Celulitits preseptales: Es una inflamación de las partes blandas de la órbita del ojo por una infección bacteriana que se suele dar más frecuentemente en niños y ancianos. En verano son muy frecuentes porque pueden estar asociadas a cuadros de sinusitis, dacriocistitis, orzuelos…


Consejos para evitar problemas en los ojos en verano

  1. Las gafas de sol, imprescindibles: No olvides nunca tus gafas de sol, ya que la luz solar puede dañar los tejidos de la superficie del ojo, la córnea y el cristalino. Es importante que las gafas sean homologadas y garanticen protección de la radiación ultravioleta.

  2. Extrema los cuidados ante el viento y la arena: Protege tus ojos ante el viento y la arena con gafas de sol y con gorros para evitar que entre en los ojos alguna partícula. Si ocurriese no frotes los ojos y lávalos con mucha agua y suero fisiológico.

  3. Utiliza gafas de buceo: Cuando sumerjas tu cabeza bajo el agua para bucear, hazlo siempre con una gafas de buceo. Ten en cuenta que en ríos, playas, pantanos o piscinas puede haber gérmenes e impurezas, así como productos químicos como el cloro que pueden causar irritación o infección.

  4. Ayúdate con colirios hidratantes: Para evitar la sequedad ocular utiliza colirios.

  5. No compartas toallas u objetos de higiene personal: De esta manera podrás evitar algo tan común como la conjuntivitis, una inflamación de la conjuntiva de origen vírico, bacteriano o alérgico.