Alergia alimentaria y vuelta al cole: todo lo que debes saber

Responsive image

by María Robert 
El responsable de la Unidad de Neumología infantil y Alergología infantil del Hospital de La Salud, José Sanz, explica las claves de estas patologías
 

Una parte importante de las alergias que aparecen en la primera infancia tienen que ver con la alergia alimentaria, esta se resuelven con el tiempo, aunque algunas persisten en la edad adulta. "Es más frecuente que desaparezcan en el caso de alimentos como la leche y el huevo, pero más difícil con otros alimentos como el pescado y los frutos secos", explica el responsable de la Unidad de Neumología infantil y Alergología infantil del Hospital de La Salud, José Sanz.

Sobre los alimentos más frecuentes en la alergia alimentaria del niño, el experto apunta que depende de la edad. "En niños/as pequeños/as la leche y el huevo son los alimentos más habituales, seguidos del pescado. Otros alimentos como los frutos secos, las legumbres, el marisco y las frutas causan alergia alimentaria en niños/as mayores".

Por otro lado, manifiesta que existen alimentos falsamente alergenizantes. "Son alimentos que contienen sustancias llamadas aminas vasoactivas (histamina, tiramin, dopamina…) y al comerlos pueden desencadenar síntomas como la urticaria, que podrían confundirse con una reacción alérgica. Se incluyen en este grupo alimentos como el tomate, atún, fresas y chocolate, entre otros".

¿Dos alergias alimentarias?

Sin embargo, el pediatra aclara que la mayoría de los niños/as con alergia a un alimento no desarrollarán otras alergias alimentarias, si bien una pequeña proporción de ellos/as podrá presentar alergia a otros alimentos. "Generalmente son niños/as con una predisposición genética para desarrollar enfermedades alérgicas. Algunos de ellos/as a lo largo de su vida podrán desarrollar otras enfermedades alérgicas como rinitis o asma".

En cuanto a los síntomas, detalla que, cuando el niño/a come de forma accidental o toca el alimento al que es alérgico/a puede presentar síntomas cutáneos (habones/urticaria hinchazón/edema, picor…), síntomas digestivos (vómitos, diarrea), síntomas respiratorios (asma, rinitis) o varios síntomas al mismo tiempo.

La anafilaxia, no obstante, es la reacción más grave que se instaura rápidamente "y puede ser mortal por la afectación de órganos vitales como las vías respiratorias o el sistema cardiocirculatorio con disminución de la tensión arterial". En nuevos contactos con el alimento los síntomas pueden ser similares a los iniciales, de mayor o menor intensidad.

¿Qué hacer si hay reacción?

Ante una reacción adversa del tipo que sea debe suspender el alimento y consultar a su médico. "Para aliviar los síntomas puede ser necesario administrar antihistamínicos y/o corticoides. En caso de anafilaxia precisará la administración de adrenalina intramuscular, por lo que, si la reacción es grave, con afectación del estado general, se debe acudir inmediatamente a un servicio de Urgencias", apunta el experto.

¿Y qué pasa con si el niño/a con alergia alimentaria tiene que quedarse en el comedor del colegio? En este sentido, el doctor apunta que el centro debería estar preparado para ofrecer la dieta que necesita.

"Y lo mismo ocurre en excursiones y campamentos. El niño/a alérgico/a a alimentos no debería recibir un trato diferente a los demás, salvo en lo que se refiere a su dieta de eliminación estricta del alimento y debería participar en actividades extraescolares como los otros", remarca.