Despídete del cabello encrespado y plántale cara con estos trucos

Responsive image

by Merce Rey
¿Sales de la ducha y tu melena comienza a crecer en volumen? ¿Estás dando un paseo por la calle y se pone a llover y te ocurre esto mismo? ¿Cuándo intentas peinarlo es como si lo hubieses recargado con electricidad estática? Si alguna de estas respuestas es afirmativa deberías plantearte cambiar algún que otro hábito de belleza.
 

Te levantas de cama, vas corriendo a darte una ducha rápida, pero en el momento en el que sales tu pelo comienza a doblar su volumen hasta parecer la cabellera de un león despeinado. La humedad presente en el ambiente juega en tu contra y por más que intentes domarlo parece que tu cabello fuese por libre. Da igual que este sea rizo o liso, largo o corto porque no te librarás de esta sensación. Lo mismo ocurre cuando tienes que salir a la calle en los días lluviosos. Pero, tranquila, no todo está perdido. Toma nota porque aún estás a tiempo de ponerle remedio.

Lo primero que tienes que hacer es prestar atención a cómo lo lavas, olvídate de frotar el pelo como si no hubiera mañana. Masajéalo suavemente para que el champú llegue a todas partes. En cuanto al producto utilizado elige aquellos específicos adaptados a tu tipo de cabello y que te ayuden a hidratarlo. Después aplica un acondicionador o mascarilla que serán esenciales para el posterior peinado. Entre un producto y otro prueba a aclarar el pelo con agua tibia o fría. A la hora de quitarle el exceso de humedad tras el lavado descarta la idea de frotarlo con una toalla porque lo único que conseguirás es el efecto contrario, es preferible que lo masajees suavemente con ella. Antes de secarlo, péinalo, pero no con un peine cualquiera, sino con uno de madera y de cerdas naturales, a poder ser ancho para impedir que tu pelo se resquebraje. Hay expertos que aconsejan peinarlo también antes de lavarlo para que el cabello sea más manejable.

Retoque final

Para secarlo tienes dos opciones: o bien lo dejas secar al aire libre o empleas un secador. Antes de comenzar con este proceso aplica un poco de aceite o sérum y utiliza aquellos secadores iónicos, que te ayudarán a combatir el encrespamiento aportando brillo y suavidad al cuero cabelludo. Ten cuidado con la temperatura porque esta no debe ser muy alta y guarda una distancia prudencial entre tu pelo y el secador para evitar que se dañe. Puedes terminar con frío para fijar el peinado. Además de los consejos mencionados anteriormente, no laves el pelo todos los días y emplea un secador con boquilla para dirigir el aire a una zona concreta durante el secado.

FOTO PRINCIPAL.: Foto de veeterzy en Unsplash.