Familia política o infidelidad: causas de los divorcios postvacacionales

Responsive image

by Ángela Zorrilla
Según datos del INE, el año pasado el número de disoluciones matrimoniales ascendió hasta los 90.582, una media de 248 separaciones diarias. Por tanto, 6 de cada 10 nuevos matrimonios españoles se divorcian.
 

El número de divorcios aumenta en vacaciones. Entre las causas más habituales:

  • Roces con la familia política: En verano muchas familias pasan más tiempo con familiares de su pareja, algo que puede dar lugar a problemas de entendimiento.
  • Infidelidades: El periodo estival es una época con más tiempo libre y ociosidad que puede derivar en otra relación sentimental.
  • Decepción: En general, las parejas sufren crisis antes, pero posponen su ruptura esperando que la relación mejore. Si esto no ocurre, en septiembre se divorcian.
  • Síndrome "postvacacional": La "depresión" de la vuelta a la rutina puede causar enfrentamientos entre ambas partes de la pareja, provocando una ruptura.
  • Más tiempo para pensar y tomar decisiones: Las vacaciones de verano son un buen momento para reflexionar sobre el estado de la relación y tomar decisiones.

Murcia, Cataluña y Comunidad Valenciana lideraron el ranking con una tasa de 2,1 nulidades, separaciones o divorcios por cada 1.000 habitantes, seguidos por Andalucía, Baleares y Canarias con un 2,0. La región no costera con más separaciones por habitantes fue la Comunidad de Madrid con una tasa de 1,9 por cada 1.000 habitantes. ¿Qué hay que tener en cuenta? Las decisiones que han de tomarse en caso de ruptura, especialmente si hay hijos, van a afectar al futuro de toda la familia. Es importante estar bien asesorado para encontrar las soluciones que más beneficien a todos sus miembros.

Alternativas de divorcio

Existen diversos tipos de divorcio, tal y como indica Lefebvre en su Memento Familia, en función de la separación que se quiera llevar a cabo:

  1. Divorcio exprés: el más rápido. Es posible tener una resolución en menos de una semana. Además, la pareja puede contar con el mismo abogado, lo que abarata el coste. Sin embargo, es una opción solo disponible para parejas sin hijos en común.
  2. Divorcios de mutuo acuerdo: la mejor alternativa en caso de que la pareja tenga hijos en común. En el documento final se detallan los acuerdos a los que hayan llegado las dos partes, en relación con hijos, bienes, inmuebles...
  3. Divorcio contencioso: la última opción. Se trata de aquellos casos que se deben resolver en los tribunales, por lo que cada parte debe contar con un equipo jurídico. Ante la falta de acuerdo, es un juez el que decide la resolución final del divorcio.