5 ideas para tratar la apnea del sueño

Responsive image

by Carmen Reija. Farmacéutica y divulgadora sanitaria
Los roncadores nocturnos no son conscientes de que roncan y creen que duermen plácidamente toda la noche, aunque se levanten cansados y les moleste que los demás les digan que roncan. El problema es que puede ser indicativo de apnea del sueño, caracterizada por fuertes ronquidos causados por pausas respiratorias seguidas de microdespertares que impiden un sueño reparador. Es necesario consultar al médico.
 

No dormir adecuadamente genera somnolencia diurna, sensación de cansancio crónico, problemas de concentración y pérdida de memoria, accidentabilidad de tráfico, laboral o doméstica, irritabilidad, dolor de cabeza y pérdida de libido, entre otras alteraciones.

Se ha relacionado además con problemas en el riego sanguíneo cerebral, afectando al desarrollo intelectual de los niños y a pacientes con problemas vasculares (corazón o cerebro). En hipertensos, el riesgo de padecimiento de ictus cerebrales o infarto de miocardio es mayor cuando se asocia este proceso. La apnea es, pues, una enfermedad que debe ser tratada.

El perfil del paciente es un varón de edad media con problemas de obesidad o sobrepeso, que ronca, se despierta súbitamente con sensación de ahogo y percibe los problemas asociados a la falta de sueño reparador, aunque no quiere reconocer que esa es la causa.

El médico de familia valorará la pertinencia de ser derivado al especialista. Tras la anamnesis y el examen físico de boca y garganta, se acudirá a las unidades del sueño donde se hará un estudio específico (polisomnografía o poligrafía cardio-respiratoria), que permite registros nocturnos de las ondas cerebrales, el flujo aéreo, la frecuencia cardíaca, el nivel de oxigenación, los movimientos oculares y el tono muscular para determinar el estado sueño/vigilia del paciente. Se considera patológico cuando sufre entre 5 y 10 apneas por hora, debiendo ser valorado por el neumólogo.

El tratamiento de la apnea del sueño es complejo, pero suele dar buenos resultados:

1-Lo más frecuente es utilizar un aparato denominado en inglés cPAP, que se adapta a la nariz y/o la boca del paciente. Consiste en una mascarilla unida por un tubo a un generador de corriente aérea que evita la obstrucción de las vías respiratorias. Los resultados son buenos aunque algunos pacientes no se adaptan. El auto-cPAP, incluye un sensor medidor de la presión de aire que adapta el flujo a las necesidades que el usuario tiene en cada momento.

2-Dispositivos específicos que se colocan en la boca y que adelantan la mandíbula cuando la causa de la apnea son los problemas maxilofaciales.

4-La cirugía se aplica a pacientes que no mejoran con los anteriores métodos y consiste en la extirpación de úvula, amígdalas y paladar blando empleando el láser o realizando una cirugía convencional.

5-En casos extremos en los que el paciente se ahoga, se practicará una traqueotomía para facilitar la respiración.

No todas las personas que roncan tienen apnea, pues puede ser consecuencia de un catarro con exceso de moco que provoca ese tipo de ruidos por obstrucción de las vías respiratorias. Es importante observar su duración y desarrollo para acudir a los especialistas y tratar la situación de la manera adecuada.