Trucos para evitar el dolor de espalda durante el embarazo y la lactancia

Responsive image

by Sofía Borrás
Una postura correcta en el descanso, en el porteo y durante la lactancia, indispensables para mantener el dolor a raya
 

Los datos evidencian que hasta un 80% de las mujeres embarazadas sufre dolor de espalda en algún momento de su embarazo. Este proceso, y también el postparto y la posterior crianza de los bebés, son periodos de especial vulnerabilidad para la mujer desde el punto de vista físico: puede padecer molestias osteomusculares, dorsalgias, lumbalgias y, en general, dolores de espalda que dificulten su día a día.

Gema Magdaleno, matrona y asesora de Boppy, explica que estos dolores, durante el embarazo, se producen principalmente "por los cambios que conlleva el aumento de volumen de la tripa de la mamá". Después de tener al bebé, suelen tener su causa en "los esfuerzos que realiza la madre dando el pecho, cogiendo al bebé o empujando el carrito", entre otros.

La experta añade que, durante los primeros meses en la vida de una madre, "conviene que cuide, especialmente, la postura que adopta durante la lactancia. La mamá pasará mucho tiempo dando el pecho y, si su postura no es la adecuada, se generarán molestias". Tras esos primeros meses, la madre continúa cogiendo en brazos al bebé y al niño durante largos periodos, lo que también hará que su espalda sufra de lesiones, contracturas y dolor, especialmente si no se cuenta con un portabebés adecuado.

Si bien todas estas actividades tienen un riesgo potencial para la espalda de la mujer y podrán ocasionarle ciertas molestias, al realizarlas de la manera correcta, podremos disminuir el dolor y el riesgo de lesiones corporales.

Evitar el dolor es posible si sigues estos tips

Gema Magdaleno expone cinco consejos que las futuras mamás pueden seguir para disminuir su dolor de espalda durante el embarazo:

  • Realizar ejercicio físico diariamente, adaptado al embarazo (caminar, natación, pilates, yoga...)
  • No ganar demasiado peso (como máximo, se recomienda no superar los 13 kg en todo el embarazo)
  • Utilizar un cinturón lumbar que sujete bien la espalda y la zona pélvica para repartir bien el peso
  • No pasar demasiado tiempo en la misma postura (ni de pie, ni sentada)
  • Utilizar una almohada de descanso para dormir y adaptarla a la forma del propio cuerpo para sentirse más cómoda.

Además, Gema Magdaleno añade otros cuatro tips para conseguir mantener a raya el dolor también después del embarazo:

  • Al amamantar, tener siempre la espalda apoyada, recostada y con los hombros relajados
  • Realizar algún ejercicio de estiramiento de espalda
  • Al portear al bebé, utilizar una mochila ergonómica y que reparta adecuadamente el peso, para no sobrecargar la espalda
  • Utilizar un cojín de lactancia para descargar el peso del bebé y poder tener libres los brazos.