6 ideas para incluir frutas y verduras en tus recetas para los niños

Responsive image

by Carmen Reija. Farmacéutica y divulgadora sanitaria
Es muy fácil preparar saludables y originales recetas para favorecer el consumo de frutas y verduras en los niños. Solo necesitas dejar volar tu imaginación y combinar los alimentos que más les gusten. No dudes de tu pericia.
 

Te proponemos ideas para incluir frutas y verduras en las recetas para los niños:

1-Brochetas de frutas.

Puedes prepararlas con los niños porque seguro que se divertirán con su elaboración y se animarán a comerlas porque las han hecho ellos. Puedes usar las frutas que prefieras (previamente lavadas y peladas) y les gusten más para obtener un resultado apetitoso. Rodajas de plátanos, fresas en cuadrados, gajos de mandarina y arándanos, por ejemplo, constituyen una buena opción.

2-Brochetas vegetales.

Elige los ingredientes y forma de preparación que prefieras. Fritas, rehogadas, a la plancha, a la brasa, al vapor o al horno, por ejemplo, resultan saludables y deliciosas. Combina carne (pollo, pavo, ternera o cerdo) o pescado (atún, salmón o pez espada, por ejemplo) con verduras (pimiento verde y rojo, patatas, tomates cherry, calabacín, champiñones o berenjena, entre otras).

3-Flan o pastel de verduras.

Combinando huevos, lácteos, verduras y carnes o pescados, puedes elaborarlos con facilidad. En forma de flan y pastel se facilita que los niños coman un plato completo nutricionalmente, ya que lácteos y huevos forman parte de la receta. Es posible combinar estos ingredientes con cualquier tipo de verdura (acelga, espinacas, calabacín, berenjena o judías verdes, por ejemplo) o aprovechar alimentos que hayan sobrado de la comida anterior.

4-Lasaña, pasta y canelones.

Son platos sabrosos y, en general, muy aceptados por los niños. Puedes incluir verduras cortadas en trozos pequeños, ralladas o en láminas, rehogadas y mezcladas con el pescado o la carne picada que vayas a emplear en la receta. Te permite elaborar espaguetis (con carne picada, salsa de tomate, pimiento rojo y cebolla), macarrones (con atún y salsa de tomate), lasaña (con pollo, setas y espárragos trigueros) y canelones (con espinacas, atún y bechamel), por ejemplo.

5-Pizzas caseras con vegetales.

Las pizzas les encantan a todos los niños. Su contenido calórico y nutricional depende de los ingredientes empleados en su elaboración (queso, carne, pescado y vegetales, normalmente). La elaboración es sencilla y, si se trata de una pizza casera, es posible elegir los componentes y controlar las cantidades aportadas. Puedes prepararla con queso (bajo en grasa y bajo en sal, por ejemplo), carne (jamón cocido, jamón serrano o fiambre de pollo o pavo), pescado (salmón ahumado o atún en conserva, por ejemplo), verduras (tomate triturado, cebolla, alcachofas, berenjenas, pimiento, tomate en rodajas, cebolla, champiñones o espárragos, por ejemplo).

6-Tortilla y huevos revueltos con verduras.

Incluir distintas verduras en una tortilla o en los huevos revueltos, es una opción sencilla y saludable. Puedes preparar tortilla de patatas y cebolla, revuelto de espárragos y gambas, tortilla de patatas y pimientos o revuelto de jamón serrano, espinacas y salsa de queso, por ejemplo.

Evitar la adición de grasas y sal en cualquiera de estas recetas, es una recomendación saludable que puedes integrar y sustituir por especias como el orégano, la albahaca o la pimienta blanca, por ejemplo.