Depresión, estrés y ansiedad: así afecta la salud mental a la fertilidad

Responsive image

by María Robert 
Las expectativas, la presión del entorno o el sentimiento de frustración pueden derivar en reacciones fisiológicas que afecten al normal funcionamiento del sistema reproductivo, alertan los expertos
 

La depresión, el estrés y la ansiedad pueden condicionar el proceso de gestación y el éxito del embarazo conseguido de forma espontánea o mediante técnicas de reproducción asistida. Y es que las expectativas, la presión del entorno o el sentimiento de frustración pueden derivar en reacciones fisiológicas que afecten al normal funcionamiento del sistema reproductivo. Por este motivo, el Día Mundial de la Lucha contra la Depresión, que ha tenido lugar el pasado 13 de enero, constituye una oportunidad para abordar la relación que existe entre la fertilidad y la salud mental.

En 2020 España encabezaba el consumo mundial de ansiolíticos, hipnóticos y sedantes. En esta línea, el Ministerio de Sanidad ha informado de un aumento en la prescripción de ansiolíticos y depresivos en el país durante el año 2021.

Crece la demanda de apoyo psicológico

Para evitar alteraciones durante la gestación y potenciales recaídas para la gestante, los profesionales sanitarios deben evaluar de forma personalizada cómo puede afectar el consumo de este tipo de fármacos a las mujeres. Los especialistas recuerdan que algunos de ellos pueden repercutir en el crecimiento y la salud del feto, pero hacen hincapié en que también hay que valorar el posible impacto en la salud de la madre antes de retirar o modificar un tratamiento.

En este sentido, durante los últimos años se ha percibido un incremento en la demanda de apoyo psicológico en las unidades de reproducción asistida. Este servicio, que permite informar, acompañar y proporcionar herramientas a los pacientes, tiene como objetivo evitar un estado de bloqueo mental e interferencias en el tratamiento.