Mejoran la caracterización del cáncer de mama

Responsive image

by Guillem Alsina
Mediante imágenes generadas por ordenador enriquecidas con información, ha sido posible discernir más subclases de las cuatro habituales.
 

Un grupo de investigación liderado por Bernd Bodenmiller, profesor de biología cuantitativa en la Universität Zürich - UZH, ha anunciado haber sido capaz de refinar la clasificación patológica del cáncer de mama utilizando citometría masiva de imágenes, lo que permite mejorar la caracterización del cáncer de mama y, a su vez, ello redunda en la administración de un tratamiento más adecuado para cada caso.

La forma y progresión del cáncer de mama varía significativamente entre pacientes e, incluso, en el mismo paciente, distintas áreas del mismo tumor pueden componerse de distintos tipos de células y presentar estructuras diferentes.

Esta heterogeneidad dificulta la labor de diagnóstico de los facultativos y, por lo tanto, también la elección del tratamiento más adecuado para cada caso. Gracias al logro del equipo de Bodenmiller, será posible mejorar la caracterización del tumor y, por lo tanto, mejorar su diagnóstico y recetar un tratamiento más adecuado.

El método de citometría de imágenes masivas permite visualizar y analizar de forma simultánea múltiples biomarcadores, con lo que se generan imágenes digitales enriquecidas con información sobre el "paisaje" celular del tumor, así como del tejido circundante. Esto permite determinar si existen biomarcadores más complejos para el resultado clínico.

Para conseguir dicho logro, los investigadores analizaron centenares de secciones de tejido procedentes de 350 pacientes de cáncer de mama, clasificando tantos componentes celulares como pudieron, y como estos se estructuran en comunidades celulares que conforman tejidos tumorales.

Tras repasar los datos obtenidos, la conclusión fue que las cuatro categorías de cáncer de mama usualmente clasificadas en los hospitales, se componen en realidad de múltiples subcategorías con características propias, y que provocan daños muy distintos.

Como también cada uno de estos responde a su propia manera a las terapias, el impacto de este hallazgo en el tratamiento clínico será muy importante, ya que permitirá crear nuevos medicamentos según el perfil molecular del tumor al que deben atacar.

En definitiva, pués, una práctica médica más precisa.