Cómo hidratarnos adecuadamente al correr

Responsive image

by Mirian Díaz
Esta es la manera de hidratarse efectivamente ante la pérdida de agua y electrolitos que presentamos al correr
 

A la hora de correr es preciso mantener una buena hidratación y contar con los nutrientes necesarios para hacerlo en condiciones óptimas. Y es que la práctica de este deporte requiere tener una buena salud para evitar problemas y accidentes.

Mantener una dieta equilibrada es prioritario para ponernos en forma. Sin embargo, muchas dietas que seguimos carecen de esos nutrientes tan valiosos de los que hablamos. Ahora bien, otro aspecto fundamental que debemos tener en cuenta es la hidratación, la clave para mejorar el rendimiento durante el entrenamiento.

Márcate un plan de actuación

Tan importante es disponer del cazado más adecuado para correr como hidratar el organismo. De ese modo, a la hora de elaborar tu plan deportivo, no olvides incluir esta actividad para evitar la deshidratación y posibles mareos resultantes.

Para hacerlo es importante establecer un horario determinado con el fin de consumir líquidos de acuerdo a tus necesidades corporales. Además, deberás tener en cuenta el clima, algo que puede cambiar por completo tus necesidades de hidratación.

En el caso de los profesionales o los amantes del running suelen disponer de bebidas deportivas dotadas de sodio para controlar el nivel de electrolitos y aumentar su resistencia.

como-hidratarnos-adecuadamente-al-correr

¿Cuáles son los síntomas de deshidratación?

El primer efecto que provoca la deshidratación es la sed, aunque es posible que también experimentes otros efectos como irritabilidad, boca seca, nauseas, fatiga, debilidad, mareos, dolor de cabeza, calambres musculares, aturdimiento, micción oscura o incluso la ausencia de ir al baño.

También es conveniente controlar el estado de la orina. Si tras entrenar o correr en la mañana ves que tu orín presenta una tonalidad clara, tu cuerpo estará hidratado.

Ingerir líquido antes, durante y después de la carrera

Tomar líquido antes del entrenamiento es importante, aunque tampoco debes excederte demasiado. Basta con atender las necesidades de tu cuerpo.

No debes esperar a sentir sed para ingerir líquidos porque en ese momento ya te encontrarás deshidratado. En realidad, la sed no es la mejor consejera para saber cuándo es el momento oportuno para hidratarse.

Dicho esto, es posible que el agua no resulte suficiente para satisfacer tus necesidades de hidratación durante la carrera. De hecho, muchos deportistas utilizan bebidas deportivas dotadas de electrolitos y carbohidratos para aumentar su rendimiento.

En realidad, la cantidad de líquido a ingerir dependerá de la cantidad de sudor que experimentes durante la carrera. Si es poco, tal vez baste con ingerir 100 mililitros cada 15 minutos. Si normalmente sudas mucho, es posible que debas multiplicar por 4 esa cantidad. Sea como sea, lo importante es prestar atención a las necesidades personales de cada corredor.

Tras el entrenamiento es importante que continúes con la ingesta de líquido. Es la mejor manera para rehidratarse y recuperarse más rápidamente. Si lo haces de este modo, reposarás sin presentar dolores musculares y sin que la fatiga pase factura a tu nivel de orientación y concentración.

La rehidratación consiste en recuperar el agua que has perdido en la carrera, aunque todo dependerá de tu nivel físico y la actividad deportiva que realices. Sea como sea, el cuerpo debe recuperar el sodio y los electrolitos que ha perdido. Incluso también podrá recuperar los carbohidratos que se tomaron prestados de las reservas de nuestros músculos e hígado.