Pautas para perder peso de forma saludable

Responsive image


Uno de los temores, siempre que se quiere comenzar con una dieta para adelgazar, es el enfrentamiento con la báscula.
 

Parece que ya llega el desconfinamiento, por lo que, poco a poco, se pueden ir haciendo cada vez más actividades: dar mayores paseos, ir a restaurantes y terrazas e incluso, en unas semanas, acudir a destinos vacacionales. Además, el buen tiempo aumenta las ganas de salir de casa y dejar atrás el confinamiento y, en ocasiones, las comidas poco saludables. Según datos que manejan los expertos nutricionistas de www.nutritienda.com, tienda online de productos de salud y belleza, un 65% de los españoles se ponen a dieta antes del verano y tienen como objetivo perder entre tres y cuatro kilos.

Cada día aparecen en el mercado nuevas dietas para adelgazar, conocidas como "dietas milagro". Unas dietas que se caracterizan por ser muy bajas en calorías, desequilibradas, y, sobre todo, peligrosas para la salud. Ya que, una vez finaliza el periodo de régimen, es posible que se recupere el peso perdido provocando el conocido efecto "rebote", de ahí que, una vez se vuelva a la alimentación habitual, se repongan los kilos perdidos con un efecto "yo-yo".

Dietas milagro más frecuentes

A continuación vamos a enumerar algunas de esas dietas que ofrecen pérdidas rápidas de peso, pero que luego no son tan saludables como parece.

Dietas muy bajas en calorías
Se caracterizan por dietas de 500 kcal o menos, repartidas en momentos puntuales del día o incluso en las que se come durante cinco días todo lo que se quiere y en los otros dos solo 500 kcal cada día. Se suelen anunciar como dietas de "choque" y sus efectos son altamente nocivos para la salud si se mantienen en un largo periodo de tiempo.

Dieta de un solo alimento
Están basadas en el consumo de un determinado tipo de alimento, generalmente frutas o verduras y tampoco alcanzan las 500 kcal. Conocidas por todos son la dieta de la alcachofa, del pollo o la manzana. Pueden provocar problemas intestinales, anemia, ansiedad, irritabilidad y deficiencias nutricionales sobretodo en micro y macronutrientes.

Dietas hipocalóricas
También conocidas como dietas de un solo grupo nutricional o dietas excluyentes, son desequilibradas en algún tipo de nutriente, ya sean proteínas, carbohidratos o grasas, la más habitual es la de comer cada día un 75% de grasas, un 20% de proteínas y un 5% de carbohidratos. Oscilan entre las 1.000 y 1.200 kcal y suelen aumentar el colesterol malo, causar un déficit de calcio e incluso provocar ciertas enfermedades renales y cardiovasculares.

Dietas excluyentes
En ellas se excluye un alimento en concreto, como pueden ser los hidratos de carbono, englobando a los alimentos en "buenos" y "malos" sin tener en cuenta que los buenos hidratos de carbono, por ejemplo, no son perjudiciales.

¡Llevar una dieta equilibrada es la solución!

Si uno quiere recuperar la figura perdida por los excesos del confinamiento hay que seguir ciertas pautas. En este sentido, Nutritienda.com nos ofrece unos consejos para adelgazar de forma eficaz con una dieta equilibrada.

Lo mejor para adelgazar es hacer una dieta equilibrada, sí, ¡haciendo una dieta flexible se puede adelgazar!, y ¿en qué consiste?, ¿se puede comer pizza, hamburguesas, dulces y adelgazar?, la respuesta es sí, ¡pero con cabeza!. Para ello hay que basarse en la regla 80/20 y seguir una serie de pautas. ¿Qué significa esa regla? Pues consiste en centrar la alimentación, un 80%, en comidas y alimentos saludables, sin excluir ningún grupo y buscando siempre basarnos en alimentos con un alto valor nutricional. En el 20% restante podemos incluir alimentos como hamburguesas y pizzas. La clave está en escoger siempre la opción con mejor valor nutricional siempre y cuando al final del día no se sobrepasen los requerimientos energéticos.

Tampoco hay que martirizarse. La salud emocional también es importante por lo que no debemos considerar que esa porción de pizza es un desliz y tenemos que castigarnos por ello. Si la mayor parte del tiempo nuestra alimentación es saludable, una única comida no marca la diferencia.

Por otro lado, las dietas demasiado restrictivas tiene menor adherencia a medio y largo plazo porque no se corresponden con la realidad. Este tipo de dietas suelen ser bastante monótonas y a la larga se termina termina echando por la borda todo el camino recorrido. Pasar de un estilo de vida en el que predomina una alimentación poco saludable a una dieta estricta es una fuente de estrés y, por tanto, no es la solución.