Los errores más frecuentes que cometemos tras hacer deporte

Responsive image

by Mirian Díaz
¿Haces deporte todos los días? Toma nota de los errores que cometemos con mayor frecuencia tras su práctica para evitarlos
 

Después de hacer deporte nos sentimos cansados pero satisfechos. Sin embargo, tras el esfuerzo es posible que pienses que te has ganado un premio en forma de cerveza o un picoteo especial con los amigos. El caso es que sabes perfectamente que no deberías hacerlo pero tu cabeza te dice que no pasa nada. ¿Se trata de un caso aislado? Pues a decir verdad no, no eres el único y éste es uno de los errores más comunes que cometemos después de hacer deporte, ¿quieres conocerlos?

Los errores que cometemos con mayor frecuencia

  • No beber suficiente agua. Cuando hacemos ejercicio consumimos calorías, pero también eliminamos bastante agua a través del sudor. Por eso es importante beber antes, durante y después del entrenamiento. Algunos deportistas optan por las bebidas deportivas, pero lo cierto es que cuentan con mucho azúcar. Claro que tampoco resulta recomendable tomar refrescos, zumos, bebidas energéticas ni alcohol tras hacer deporte.
  • Saltarse los estiramientos. Es normal que estés cansado después de entrenar durante tanto tiempo, pero no debes dejar de hacer los estiramientos. El estiramiento es tan importante como el calentamiento, pues no solo relajamos los músculos para evitar lesiones sino que reducimos el pulso y la frecuencia cardiaca.

los-errores-mas-frecuentes-que-cometemos-tras-hacer-deporte

  • Evita los dulces y la comida rápida aunque tengas mucho hambre. La tentación es muy fuerte, es lógico, pero piensa que te has esforzado mucho para echarlo todo a perder. Y es que si decaes ante una pizza o un trozo de tarta, no obtendrás resultados.
  • No comer nada. Es tan perjudicial como comer mucho o consumir alimentos poco saludables. Tras el ejercicio, la reserva de glucógeno se encuentra en detrimento y te sentirás bastante débil, por esa razón es importante que en cuestión de una hora repongas esa energía y concedas suministro a tus músculos.
  • Disfrutar de una sauna tras entrenar. Muchas personas apuestan por esta opción para relajarse después de realizar deporte. Sin embargo, la actividad física debilita el sistema inmunológico y el calor solo lo potenciará.
  • Acostarse tras terminar el entrenamiento. Puedes relajarte en el sofá, pero de ningún modo te vayas a la cama directo salvo que hayas practicado yoga. Necesitas que tus pulsaciones bajen y para hacerlo tu cuerpo necesita disponer de un tiempo prudencial.

¿Qué puedo hacer y comer después de hacer deporte?

Después de hacer tu entrenamiento de fuerza es conveniente comer algo de proteínas para que tus músculos crezcan. Puedes optar por diferentes alimentos con alto contenido de proteínas, como pescado, pollo, requesón bajo en grasa o un yogur con trocitos de plátano. Si tu entrenamiento ha consistido en trabajar tu nivel de resistencia añade un extra de carbohidratos para reponer tus fuerzas como copos de avena o un poco de pan integral. De ese modo, tras la actividad física apuesta por un yogur natural con fruta, una ensalada o una rebajada integral con queso, entre otras posibilidades.

Es importante dormir ocho horas tras una jornada intensa de trabajo y deporte. De esa forma te levantarás con las pilas cargadas. Después de hacer ejercicio tampoco está de más relajarte con un baño de agua caliente. Incluso viene bien descansar un día de cada tres para que los músculos se regeneren, salvo que cada día trabajes grupos musculares diferentes.