Hublot lanza smartwatch de lujo con Wear OS

Responsive image

by Guillem Alsina
El Big Bang E de la firma suiza tiene un coste prohibitivo y, curiosamente, una configuración discreta en cuanto a sensores.
 

Dejando de lado el largo, extraño y futbolero nombre de la generación que precede al modelo del que hablo en estas líneas (lanzada en 2018 bajo la denominación Big Bang Referee 2018 Fifa World Cup Russia), la reputada -y cara- relojera suiza Hublot anuncia el Big Bang E, un smartwatch basado en la plataforma Wear OS de Google que se podrá encontrar próximamente en dos versiones: con caja de cerámica por unos 5.100 €, y otra con caja de titanio por unos 4.600 €.

Las diferencias respecto a la versión predecesora no acaban en el nombre, y pueden verse a simple vista, con una caja que pasa de los 49 mm a los 42 mm. Esta va unida a unas correas de caucho intercambiables, que disponen de un mecanismo de liberación simple.

Equipado con un microprocesador Qualcomm Snapdragon Wear 3100 (concebido específicamente para prestar servicio a wearables basados en la plataforma Wear OS de Google), dispone de una pantalla de cristal de zafiro a la cual se le ha dado un tratamiento antirreflejante, y dispone de estanqueidad con resistencia a una presión de 3 atmósferas o 30 metros, permitiéndonos con ello practicar natación.

En cuanto a los sensores que incluye, estos son un acelerómetro, un giroscopio, de vibración, y de baja latencia fuera del cuerpo, que son los directamente relacionados con las aplicaciones de ehealth. Aunque, por el precio que cuesta, llama la atención que no esté equipado con un medidor del nivel del oxígeno en sangre, o con un sensor de ritmo cardíaco, lo cual limita mucho sus posibilidades en el ámbito de la salud, limitándose a las funciones típicas de conteo de pasos y cálculo de calorías quemadas entre otras.

Además, cuenta también con un sensor de luz ambiental que le permite incrementar o disminuir el brillo de la pantalla, permitiendo de esta forma una visión correcta en situaciones como, por ejemplo, los entornos de exterior con influjo directo de la luz solar. También dispone de un sensor óptico en la corona giratoria.

Además de conectividad Bluetooth 4.2, también dispone de Wi-Fi 802.11 b/g/n que opera solamente en la banda de los 2,4 GHz, y NFC. Esto último implica que podemos utilizar sistemas de pago electrónico mediante aplicaciones como Google Pay entre otras.

La batería, de iones de litio, tiene una capacidad de 300 mAh, y ofrece un día entero de autonomía según la fabricante. Para recargarla completamente desde cero, se tarda unas dos horas y media.