Los 10 motivos por los que querrás empezar a correr

Responsive image


En general, correr es un deporte que aumenta la calidad de vida, día a día. Se trata de una de las mejores maneras de mantenerse en forma y cuidar, de paso, nuestra salud. Clínica Menorca nos da 10 razones por las cuales es bueno el deporte y en especial correr.
 

Es beneficioso para la salud mental

Es un hecho que la salud mental se ve beneficiada cuando corremos. Al correr, nuestro cuerpo libera endorfinas, que nos hacen sentir mejor. Se ha demostrado que hace una acción positiva para problemas de ansiedad, estrés o ataques de pánico. Además, por mi experiencia te digo que, más allá de las patologías médicas, te da confianza en ti mismo y también más control sobre las emociones. La sensación que se queda después de correr es muy relajante y eso también ayuda a mantener el estrés a raya.

Ayuda a perder peso

Una de las razones mayoritarias por las que los atletas se animan a comenzar es porque es una forma entretenida de perder esos kilos que sobran. Depende de cada persona, de su alimentación y sus hábitos de correr, pero, por lo general, se pierden entre 705 y 865 calorías por cada hora de running. Es uno de los deportes que consume más calorías en menos tiempo, por detrás de otros como el esquí. Además de ayudar a perder peso, también es un ejercicio muy bueno para tonificar.

Consigue una piel radiante

El sudor que expulsamos al correr se encarga de eliminar las toxinas de nuestro cuerpo, de limpiar los poros y transportar más oxígeno, lo cual se traduce en una piel más saneada y brillante.

Suaviza los efectos de enfermedades como el asma

Al ejercitar los pulmones y bronquios, las mujeres con asma y otras enfermedades respiratorias se encuentran mejor al correr con cierta asiduidad.

Ejercita los músculos

Al ejercitar y estirar los tendones y ligamentos de nuestro cuerpo, éstos están más sanos y se reduce el riesgo de lesiones en caderas, rodillas y tobillos, que pueden producirse más a menudo en personas inactivas, sobre todo a medida que nos vamos haciendo mayores.

Ayuda a combatir y prevenir dolencias corporales

Una mujer que corra con frecuencia, estará entrenando su sistema inmunológico, lo que ayuda a combatir y prevenir enfermedades de todo tipo. Está claro que un cuerpo sano y ejercitado se muestra más fuerte contra agentes externos.

Es entretenido y hay infinidad de pruebas en las que se puede participar

Correr es una afición ya seguida por mucha gente, se ha dicho incluso que está de moda. Cada vez hay más pruebas de diferente índole y más participación de atletas no profesionales, por eso, para el corredor o la corredora es fácil fijarse objetivos. Como por ejemplo, prepararse para una carrera determinada o animarse a correr por una causa benéfica. El sueño de muchas personas puede ser, por ejemplo, correr una Maratón, y, al conseguirlo y tacharlo de su lista, piensan con ilusión en el próximo reto. Además, el entrenamiento comprende todo tipo de técnicas y ejercicios que el deportista puede alternar y es muy fácil seguir un entrenamiento variado, así como llevar un seguimiento de los progresos, una forma entretenida que permite ver una rápida mejora tras unos meses -¡o semanas!- de entrenamiento. Al ser un deporte individual, cada persona compite consigo misma y se puede marcar su propio ritmo.

Mejora la vida social

Es muy sencillo conocer gente cuando se practica el atletismo. Se pertenezca o no a un Club, es muy fácil unirse a un grupo de mujeres para salir a correr. Una manera perfecta para conocer a gente sana y así compartir con ellos, no ya sólo correr, sino también otras actividades. Correr es la excusa perfecta para, en lugar de quedarse en casa, salir con las compañeras, fomentar la vida social y pasar un buen rato a partir de una afición común.

Ayuda a conciliar el sueño

Es un deporte que requiere mucho físicamente, y esto nos hará llegar a la cama por las noches y dormir de un tirón. Correr es un tratamiento muy bueno para el insomnio.

Es uno de los deportes más baratos y sencillos de practicar

No requiere apenas equipación, sólo unas buenas zapatillas y ropa cómoda. Correr no es malo para el bolsillo y, además, si el tiempo acompaña, se puede practicar casi en cualquier lado. En una playa o montaña, en una pista de atletismo o un parque urbano, todo sirve para entrenar. Aunque estemos de viaje y no nos encontremos en nuestra ciudad, seguro que habrá un sitio cercano donde podamos ir a correr.