Osteopatía: Qué es y para qué sirve

Responsive image

by Carmen Reija- Farmacéutica y divulgadora sanitaria
Han surgido diferentes opiniones que generan alarma en la sociedad. Quizás, el mayor problema sea la falta de una información correcta que pueda ser entendida con facilidad y resuelva las dudas que a todos se nos plantean cuando de nuestra salud se trata.
 

¿Qué es la osteopatía?

La osteopatía se considera disciplina terapéutica o medicina manual, según quien la defina. Se trata de un conjunto de conocimientos basados en:

  • Materias fundamentales: anatomía, fisiología, biomecánica, mecanobiología, etc. del cuerpo humano.
  • Patología: cómo intervienen diferentes tejidos en la implantación de una lesión.
  • Tratamiento: la aplicación de técnicas de normalización de la calidad de los tejidos y de sus funciones.

¿Cómo funciona?

Se centra en que los mecanismos de autorregulación en el organismo están asegurados por el sistema nervioso, circulatorio-linfático y mecánico. La pérdida o reducción de estos mecanismos intrínsecos puede provocar estados patológicos.

Los tratamientos osteopáticos son más eficaces y eficientes en estados pre-patológicos, pero se acude a ellos en fases más avanzadas de la alteración. En estos casos de mayor evolución también facilita los mecanismos inherentes de autorregulación, permitiendo que el cuerpo normalice las funciones afectadas.

En contextos holísticos de salud, la osteopatía a través de enfoques bio-psico-sociales (OMS 2003), promueve la recuperación de la homeostasis y equilibrio mecánico del conjunto de los tejidos corporales con la aplicación de técnicas manuales dirigidas a los tejidos identificados como patológicos.

La intervención osteopática realiza un diagnóstico funcional a partir del cual utiliza un conjunto de métodos y técnicas con finalidad terapéutica y/o preventiva que, aplicados manualmente sobre los tejidos musculares, articulares, conjuntivos, nerviosos, etc. obtienen de forma directa o refleja reacciones fisiológicas que equilibran y normalizan las alteraciones musculares, osteoarticulares, orgánicas y funcionales, mejorando o resolviendo el cuadro clínico.

Coloquialmente, se trataría de una terapia manual que ayuda a aliviar, corregir y recuperar lesiones musculo-esqueléticas y patologías orgánicas. Aunque suele relacionarse fundamentalmente con problemas que afectan al aparato locomotor, lo cierto es que trata al ser humano de forma global, restableciendo el equilibrio perturbado mediante técnicas manuales dirigidas a cualquiera tejido afectado.

Clasificación

Se puede clasificar y aplicar en:

  1. Osteopatía estructural: dirigida al sistema musculoesquelético. Se aplican diversas técnicas adaptadas a cada disfunción, a cada tejido, a cada paciente, dándose durante la sesión de tratamiento un continuo análisis y decisión del Osteópata, sobre qué técnica aplicar.
  2. Osteopatía visceral: orientada a actuar sobre los tejidos que participan en las funciones viscerales (membranas fibrosas, musculatura lisa, tejidos conjuntivos de deslizamiento entre órganos, vasos, nervios, etc.) y que no están "libres" a adherencias y/o tracciones miofasciales que dificultan su movilidad normal.
  3. Osteopatía craneal: Basada en técnicas manuales que liberan y facilitan la micromovilidad del cráneo y la relación craneosacra. Lesiones como las alteraciones posturales, traumatismos, desequilibrios musculares, etc. pueden afectar a nervios craneales, arterias, glándulas y otros tejidos. Provocan neuralgias, dificultad de visión, audición, alteraciones glandulares, vértigos, migrañas e incluso trastornos digestivos, respiratorios, vasculares, etc.

La controversia sobre la medicina alternativa

El tema de la "medicina alternativa" resulta muy controvertido pues sus seguidores defienden estas terapias ensalzando sus ventajas y obviando cualquier duda que se pueda plantear. En el polo opuesto se sitúan sus detractores, quienes señalan que no sirven para nada y que, incluso, resultan perjudiciales para la salud. Consulta a tu médico.