La píldora "del día después"

Responsive image

16-10-2020 by Carmen Reija-farmacéutica y divulgadora sanitaria
Esta pastilla tiene defensores convencidos, pero sus detractores no lo están menos. Al margen de opiniones personales, los datos no dejan lugar a dudas: muchas mujeres la han tomado y en su mayoría eran menores de 24 años.
 

Su composición química es sencilla. Normalmente incluye un progestágeno (levonorgestrel, fundamentalmente) de eficacia demostrada. Su funcionamiento se basa en tres mecanismos de acción:

- inhibe y retrasa la ovulación

- evita la fecundación

- impide la implantación del embrión

No se considera efectivo si el cigoto se ha implantado ya en el útero, por lo que no se puede tratar como un abortivo. Debes tomarla dentro de las 72 horas siguientes a la relación sexual, teniendo en cuenta que, cuanto más tarde la tomes, menor es su eficacia. Se ha demostrado que lo mejor es tomarla entre 12 y 24 horas postcoito.

Los laboratorios han comercializado una forma de administración en una única dosis con una concentración final de principio activo de 1500 mcg. Trágate el comprimido con un vaso de agua sin temor alguno, pues no le afecta que lo hagas con la comida, lo que incluso puede reducir las ganas de vomitar. Consulta cualquier duda en la farmacia.

Está indicada si mantienes relaciones sexuales completas sin haber usado anticonceptivos o si te han fallado. Ni se te ocurra tomarla en lugar de tu píldora anticonceptiva habitual.

Tiene efectos secundarios que desaparecen en 48 horas y que puedes conocer si lees el prospecto y la información adicional que el farmacéutico te puede facilitar. Destaca la sensibilidad mamaria, el manchado, el sangrado irregular hasta la siguiente regla y el retraso en su aparición. No te asustes si tienes un sangrado a los siete días de tomarla; esa falsa regla sirve para expulsar el óvulo.

Otros efectos adversos poco frecuentes pero que debes tener en cuenta son:

- náuseas, dolor de estómago, vómitos, diarrea

- dolor de cabeza, mareo, fatiga

- urticaria, picor, edemas faciales

Está contraindicada en casos de hipersensibilidad al principio activo o a los excipientes. No se recomienda su uso si sufres intolerancia a la galactosa o a la lactosa, ante el riesgo de embarazo ectópico, salpingitis, problemas de mala absorción intestinal (Crohn), insuficiencia hepática grave o si estás embarazada (sería absurdo tomarla). Ten especial cuidado si estás tomando antibióticos, antiepilépticos, antirretrovirales o antimicóticos, porque pueden interaccionar con ella, así como con el hipérico y con la ciclosporina.

Si vomitas (o sufres una diarrea) en las tres horas posteriores a su consumo, debes tomar otro comprimido inmediatamente. No pienses que te protege hasta el siguiente fin de semana, ni aunque tengas la regla; utiliza un método anticonceptivo –mejor el preservativo por lo menos hasta el siguiente ciclo- para evitar un embarazo no deseado.

Puedes comprarla en la farmacia sin receta médica, pero debes ser responsable de lo que haces. Es un método anticonceptivo de urgencia y no debe usarse de manera habitual. Déjalo para cuando falle el que usas normalmente y recuerda que el más eficaz, barato y neutro es el preservativo. Visita al ginecólogo para que te aconseje el que mejor se adapta a tu estilo de vida y resulta más adecuado para tu organismo.