4 trucos para una cocina rápida y saludable

Responsive image

by Carmen Reija- farmacéutica y divulgadora sanitaria
La falta de tiempo no puede ser una excusa para realizar una dieta inadecuada. Existen diferentes técnicas que te ayudarán a preparar platos saludables que no te ocuparán un tiempo que no tienes. Anímate a comprobarlo
 

Comer de manera saludable es un pilar fundamental para mantener nuestro organismo en perfecto estado y no sufrir problemas de salud. Pero resulta complicado cuando no el tiempo constituye el factor limitante. La solución es sencilla. Necesitas una buena planificación y usar las técnicas más rápidas conocidas actualmente.

El primer paso consiste en elaborar una lista de la compra bien organizada en la que incluyas todos los ingredientes que precisas para cocinar en unas horas todo lo que vas a comer durante la semana. Puedes elegir ocho o diez modalidades de recetas e ir alternándolas para no aburrirte ni agobiarte.

Existen varias opciones que te permiten reducir el tiempo dedicado a la cocina. Seguro que ya las conoces y las has utilizado alguna vez. Te proponemos:

  1. Batch cooking, cuya traducción literal es "cocinar por lotes". Se trataría de preparar varias raciones en una única ocasión en lugar de hacerlas de una en una. Por ejemplo, puedes cocer arroz integral para tres días y, tras enfriarlo, guardarlo en un envase hermético en la nevera e ir cogiendo lo que necesitas para, simplemente, calentarlo en la sartén acompañado de lo que desees cada día.
  2. Cocina tradicional. Arrastra la fama de que precisa mucho tiempo de elaboración y, en general, es verdad, pero puedes cambiar esa idea. Si te planteas, por ejemplo, preparar unas lentejas con vegetales en cantidad suficiente para distribuirlas en varias raciones y las congelas en dosis individuales, ya estás ahorrando mucho tiempo.
  3. Meal prep (meal prepping), se traduce como "preparar la comida". Se diferencia fundamentalmente de las anteriores en que, aunque también cocinas masivamente, guardas las raciones personalizadas, en monodosis individuales para poder sacarlas de la nevera o del congelador en el momento de consumirlas o llevarlas al trabajo.

Cómo minimizar el tiempo en la cocina manteniendo una dieta saludable

Algunos trucos pueden ayudarte a mecanizar el proceso y conseguir una dieta saludable:

  1. Elige el día de ir a la compra en función de tus necesidades reales y dedica, si es posible ese mismo día (o como máximo el siguiente) a elaborar la comida. Así garantizarás la mayor frescura a tus menús. Aunque en general se suele utilizar el fin de semana, si trabajas a turnos, por ejemplo, puedes hacerlo el día de la semana que libres.
  2. Equilibra tus recetas. Debes incluir alimentos de todos los grupos a diario por lo que necesitas organizarte bien para evitar peligrosos desequilibrios nutricionales. Legumbres, cereales, pescados, carnes, lácteos o vegetales deben formar parte de tus menús saludables. Puedes combinarlos como quieras, pero todos son necesarios.
  3. Guarda siempre en tu congelador un caldo de carne, un caldo de pescado o una crema de verduras que tú hayas preparado. Constituyen un recurso muy cómodo y natural que puedes utilizar en cualquier momento.
  4. Utiliza si es posible productos de temporada. Además de que son más económicos, resultan más saludables porque se encuentran en su punto óptimo de sazón.