Ya puedes entrenar corriendo contra un avatar virtual

Responsive image

by Guillem Alsina
La tecnología de realidad aumentada permite generar un avatar con forma humana que da al runner la oportunidad de buscar el ritmo que vaya mejor con sus objetivos para el entrenamiento.
 

"Mens sana in corpore sano" es una máxima que, si estás leyendo este blog, a buen seguro sigues o pretendes seguir. Pero, para disfrutar de un cuerpo sano, hay deportes en los que entrenar sólo supone un hándicap para conseguir los resultados deseados.

Este es el caso del running, y así lo afirma el recordista mundial y campeón olímpico Eliud Kipchoge, quien tiene muy claro que si quieres conseguir tu mejor marca, no puedes entrenar sólo.

Pero quedar con otras personas para entrenar es más problemático que juntar un grupo de amigos un sábado por la noche: cuando puede uno, no puede el otro, o les va bien el día pero no la hora, o uno de los dos tiene que marcharse antes por cualquier motivo... así que ¿por qué no entrenamos compitiendo contra un rival virtual?

Esto es ahora posible gracias a Ghost Pacer, un sistema compuesto de una aplicación para nuestro smartphone, y de unas gafas de realidad aumentada de alta resolución, ultraligeras (solamente pesan 90 gramos) y resistentes al polvo y el agua.

ya-puedes-entrenar-corriendo-contra-un-avatar-virtual

Son estas gafas las que nos permiten ver una figura que corre delante de nosotros (o detrás, si somos suficientemente rápidos) gracias a un campo de visión de realidad aumentada de 30 grados y a una resolución de 3.965 píxeles por pulgada.

Pese al aspecto `robótico´ del avatar que muestran las imágenes publicadas en Internet por la compañía responsable, Ghost Pacer cumple con su tarea de proporcionarnos un acompañante para nuestros entrenamientos que, además, podemos programar según nuestras metas.

De esta forma, si nuestra intención es superarnos en cada nuevo entrenamiento, podemos programar el avatar virtual para que corra al mismo ritmo de nuestro último entrenamiento, o bien para que vaya a un ritmo constante o variable según la fase del entrenamiento.

Y, lo que es más, el sistema puede aprender de nuestros entrenamientos, sugiriéndonos recorridos y ritmos que deberían mejorar nuestro desempeño en esta disciplina.

Los entrenamientos resultantes, así como las rutas que hemos seguido, podemos compartirlas en el popular servicio Strava. También podemos competir contra nuestros amigos y conocidos, compartiendo los registros de nuestros entrenos y utilizando los suyos como compañeros virtuales de entreno.

De esta manera, nos entrenaremos en cierta forma con nuestros amigos.