5 motivos para incluir semillas en nuestra dieta

Responsive image

22-09-2020
Las mezclas de semillas de lino molidas de la marca LINWOODS, provenientes de Irlanda, están inspiradas en la búsqueda personal de buena salud por parte de su fundador John Woods.
 

La semilla de lino, conocida como linaza, se deriva de la planta de la linaza y se encuentra en climas fríos como en Canadá y Europa Central, y es considerada una de las fuentes vegetales más ricas en Omega 3 (ALA) y magnesio. Los beneficios para la salud de la linaza son incuestionables ya que
tanto el magnesio como el Omega 3 ayudan a mantener los niveles saludables de presión arterial, así como a reducir la formación de placa en las arterias. En este sentido, la gama de semillas de lino LINWOODS cuenta con semillas de calidad Premium, que se prensan en frío y se envasan específicamente para preservar los beneficios nutricionales. Aunque las semillas de lino se pueden comer como una semilla entera, a menudo pasan a través del cuerpo sin ser digeridas. Por ello, cuando se prensan, las semillas de lino son biodisponibles para el cuerpo, es decir, que la linaza es absorbida fácilmente por el cuerpo.

¿Cómo se preparan?

Estas semillas molidas de LINWOODS se seleccionan en su forma cruda por un equipo experimentado en regiones de todo el mundo. Las materias primas se envían a Irlanda y se examinan y revisan, para garantizar la máxima calidad. Después, pasan por un proceso de molienda en frío que descompone las semillas y protege los ácidos grasos esenciales y otros valores nutricionales
que contienen. Así, las semillas se muelen, es decir, se rompen, ya que se ha demostrado que es más fácil para el cuerpo absorberlas, lo que proporciona una mayor fuente de energía y numerosos de beneficios nutricionales.

Entre dichos beneficios cabe destacar que las semillas de lino proporcionan calcio, fósforo, hierro y potasio para mantener los huesos y los dientes en buenas condiciones, además de promover el metabolismo normal de la energía y las membranas celulares. Por otro lado, los nutrientes de las
semillas juegan un papel clave en la liberación de energía en el cuerpo y ayudan a reducir el cansancio y la fatiga muscular.

Normalmente, el consumo suele ser de unos 15-30 gramos diarios de semillas en desayunos, ensaladas, batidos y sopas.