El aceite de oliva virgen, gran aliado frente al colesterol

Responsive image

25-09-2020 by Merce Rey 
El estudio, publicado en la revista ‘Biomedicines’, pone de manifiesto que este líquido virgen que está enriquecido con sus propios antioxidantes actúa de barrera ante el colesterol, previniendo su acumulación. La investigación revela que no solo es capaz de extraerlo, sino que también eliminarlo del organismo.
 

Ya llevamos tiempo escuchando que el consumo de aceite de oliva virgen es beneficioso para la salud, siendo uno de los ingredientes principales de la dieta mediterránea, reduciendo el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares y diabetes. Una nueva investigación ha descubierto que este oro líquido virgen enriquecido con sus propios antioxidantes actúa como medida de prevención ante la acumulación de colesterol, tal y como ha contemplado el estudio llevado a cabo por los investigadores del CIBER de las áreas de Diabetes y Enfermedades Metabólicas Asociadas (CIBERDEM) y de Fisiopatología de la Obesidad y la Nutrición (CIBEROBN), el Instituto de Investigación y el Hospital de la Santa Creu i Sant Pau, el Institut Hospital del Mar e Investigaciones Médicas (IMIM), la Universitat Rovira i Virgili, la Universitat de Lleida y el Instituto de Ciencias de la Vid y del Vino-ICVV.

Este trabajo, realizado a través de un modelo experimental de ratón, ha sido publicado en la revista ´Biomedicines´, en la que se ha expuesto que este tipo de aceite enriquecido con sus propios compuestos fenólicos incrementa "la capacidad de las partículas HDL de transportar el colesterol depositado en la pared arterial para su posterior eliminación del organismo a través del hígado y el intestino".

Estos compuestos se tratan de sustancias naturales que están presentes en las plantas, verduras, café o el chocolate, entre otros, y que cuentan además con propiedades antioxidantes y antiinflamatorias.

Un alimento funcional cardiosaludable
Entre sus usos más frecuentes se encuentran el de aliñar las ensaladas, freír alimentos, para acompañar el pan tostado en los desayunos, como complemento para la repostería o para conservar otros alimentos como bonito o sardinas en conserva. Además, sirve como base para elaborar champús, jabones o cremas.

Según manifestó Joan Carles Escolà, investigador del CIBERDEM en el Hospital Sant Pau de Barcelona, el estudio también ha servido para determinar que no solo es beneficioso el aceite de oliva enriquecido, sino que también lo es el no enriquecido: "El aceite de oliva no enriquecido, utilizado como control y como base de preparación del aceite enriquecido, también fue capaz de promover esta función cardioprotectora de las HDL. Sin embargo, los resultados derivados del aceite de oliva funcional enriquecido son sus propios compuestos fenólicos, mejoraba notablemente esta capacidad protectora".

Por su parte, Montserrat Fitó, investigadora del CIBEROBN en el Instituto Hospital del Mar de Investigaciones Médicas (IMIM), explicó que "el aceite funcional utilizado en esta investigación se enriqueció con compuestos fenólicos propios del aceite de oliva virgen, por lo que el contenido de estos compuestos es superior al que está presente de forma habitual en los aceites de oliva virgen…".

Los científicos se encargaron de extraer dichos compuestos, concretamente aquellos que derivaban de hidroxitirosol de la pasta de la aceituna, para añadirlos al aceite en una concentración determinada.

A lo que Fitó añadió lo siguiente: "el enriquecimiento permite el consumo de una mayor cantidad de compuestos fenólicos antioxidantes del aceite sin incrementar el consumo de grasa". De este modo, las conclusiones de esta investigación podrían revelar que estamos ante "un alimento funcional cardiosaludable".