5 consejos para tener unas uñas perfectas

Responsive image

30-09-2020
Presumir de unas manos bonitas comienza por el cuidado adecuado de las uñas. Las manos están expuestas a la contaminación y a las inclemencias del tiempo, y las uñas más todavía. Por eso resulta fundamental prestar mucha atención a su cuidado para que no sufran descamación o deshidratación.
 

Además de ser una "carta de presentación" de nuestra imagen y nuestro cuidado personal, las uñas también muestran nuestro estado de salud. Por eso, debemos tenerlas muy presentes en la rutina diaria de belleza. Las uñas están compuestas por capas laminadas de la proteína queratina que crecen desde la base de la uña, debajo de la cutícula. Al no formar parte del vivo del cuerpo, no contamos con mecanismos naturales para repararlas cuando se estropean por factores internos o externos que hacen que se debiliten, se vuelvan quebradizas o frágiles.

Existen muchos remedios, algunos de ellos naturales, para el cuidado de las uñas. Por ejemplo, puedes humedecer las uñas en zumo de limón para blanquearlas y fortalecerlas, sumergirlas en agua caliente con sal, usar aceite de ricino o nutrirlas en baños de aceite de oliva. También debes tener en cuenta que, si no quieres dañarlas, tienes que evitar morderte las uñas. Otras cuidados consisten en utilizar guantes cuando hagas las tareas domésticas, usar un quitaesmalte sin acetona o alternar el pintauñas con algún endurecedor.

Qué hacer para cuidar tus uñas

Las uñas pueden debilitarse con facilidad o sufrir determinadas afecciones que pueden evitarse con un cuidado adecuado para que no se deterioren. Ten en cuenta que unas uñas saludables son lisas, sin marcas, tienen un color uniforme y no presentan manchas ni decoloración. Para mantenerlas sanas puedes utilizar crema hidratante; evitar el contacto prolongado con el agua, ya que puede provocar que se partan; o usar guantes de goma con interior de algodón para lavar platos o limpiar.

¿Quieres saber más sobre cómo tener unas uñas perfectas? Pues echa un vistazo a estos cinco consejos que te proponemos:

- Cuida tus cutículas: aplica crema hidratante en las manos la extiendas también por las cutículas, dando un pequeño masaje. Nunca las recortes, a no ser que detectes alguna piel o padrastro. Empújalas tras hidratarlas con un palito de naranjo o un bastoncillo de algodón impregnado en aceite.

- Desmaquillado de uñas: al retirar el esmalte elige productos suaves, sin acetona, ya que pueden debilitar la queratina de las uñas y resecarla.

- La uña tiene que respirar: en aconsejable que, de vez en cuando, no utilizar esmaltes con tratamiento, ni pintarlas más de una vez por semana para no dañarlas demasiado.

- Alimenta tus uñas: la alimentación influye muchísimo en el aspecto de las uñas. De ahí que la falta de vitaminas o una enfermedad se vea reflejado en ellas de una forma evidente. Incluye en tu dieta alimentación que contengan vitaminas A y B, así como productos lácteos, que aportan el calcio necesario.

- Al limarlas usa una lima de cartón, que es menos agresiva que una de metal y no deja esquirlas. Es aconsejable limarlas de un lado al otro, siguiendo siempre la misma dirección, con pasadas largas y suaves.