¿Teletrabajamos bien y seguros?

Responsive image

02-10-2020
Aunque muchas empresas tenían instaurados días de teletrabajo en casa como incentivo para sus trabajadores y conciliación de la vida laboral y familiar, la pandemia del Covid-19 ha obligado a que esta medida se extienda por todo el mundo.
 

La obligada implementación por parte de las empresas del teletrabajo ha puesto de manifiesto los múltiples desafíos a los que se enfrentan, tanto las compañías como los propios trabajadores. Entre ellos, la seguridad de desempeñar esa labor desde casa, la comodidad de poder acceder a todas las herramientas necesarias para poder realizar ese trabajo con garantías o el hecho de tener que utilizar sus propios dispositivos y ordenadores personales para ello.

Una encuesta llevada a cabo por ESET, una compañía de seguridad informática, ha revelado que cerca del 61% de los consultados ha señalado que no fue provisto por parte de su empresa de las herramientas de seguridad necesarias para trabajar, mientras que el 84% afirmó que su labor la desempeñaba desde su equipo personal. Asimismo, el 65% de los encuestados ha comentado que no recibió información sobre configuraciones seguras y buenas prácticas de seguridad.

Eso sí, uno de los beneficios más significativos es el aumento del nivel de satisfacción del trabajador, ya que le permite tener una mayor autonomía, flexibilidad, y la posibilidad de conciliar la vida laboral y personal. A lo que hay que añadir el ahorro económico que supone para ambas partes. La empresa ahorra en infraestructuras y gastos como energía, agua, etc., mientras que el trabajador evitar gastos de desplazamiento, comida, etc.

Consejos para teletrabajar contento

No todos los trabajadores están capacitados para trabajar desde casa. La limitación de recursos, contar con un espacio adecuado en casa, de la metodología utilizada o de continuar siendo eficientes son algunos de los aspectos a tener en cuenta para gestionar correctamente el teletrabajo. Por ello, vamos a ver cómo poder ser más eficientes siguiendo unas reglas básicas en los hábitos diarios:

- Levantarnos a la misma hora de manera regular.
- Vestirnos y asearnos como si fuéramos a ir al trabajo.
- Tener un espacio tranquilo y preparado para trabajar.
- Cambio de mentalidad, no pensar que estamos en casa "descansando".
- Respetar los horarios y los descansos.
- Focalizarnos en los objetivos a conseguir.
- Planificar la semana de trabajo y elaborar una lista de tareas. Trata de acabarlas todas al final de la jornada laboral semanal.
- Estar trabajando en casa no significa estar conectado y operativo las 24 horas.
- Se hace indispensable mantener el contacto con los compañeros.

Por su parte, desde la compañía deben de tener en cuenta algunas consideraciones y elementos fundamentales para facilitar esa transición a sus empleados:
- Comprobar que el entorno ergonómico y tecnológico del espacio de trabajo del empleado es el adecuado.
- Utilizar el vídeo como elemento de apoyo, pero sin dar la sensación de que se vulnera su intimidad.
- Gestionar correctamente los horarios y tiempos, de tal manera que haya cabida para labores grupales que fomenten el contacto entre los compañeros.
- Diseñar las tareas de cada uno de los trabajadores, a la vez que se gestiona la coordinación de las mismas.