Resetéate en octubre y empieza a cuidarte después de los excesos del verano

Responsive image

06-10-2020 by María Robert 
Dar carpetazo a la temporada estival también debería significar retomar, o en su defecto arrancar, unos hábitos de vida más saludables. Te explicamos cómo, para que no sea tan difícil
 

Llega octubre y (ahora sí que sí) ya podemos cerrar para siempre el capítulo del verano 2020. Probablemente la temporada estival más atípica, contenida y olvidable de nuestra vida. Pero verano al fin y al cabo.

Con pandemia o sin ella, estos meses son sinónimo de desfasar un poco, de relajar los hábitos de alimentación y deporte. Hasta el más fit lo hace, no pasa nada. Los excesos de los helados, las cañas en las terrazas, las tapas y el sedentarismo playero están muy bien si duran unas semanas, porque sirven para volver a la vida sana con más fuerza. Si se alargan, ya no tanto.

Además, lo poco gusta y lo mucho cansa. Así que aprovecha la nueva vuelta al cole para volver a cuidarte, o para empezar a hacerlo. Nuestro cuerpo nos lo está pidiendo a gritos.

¿Cómo desintoxicar tu cuerpo?

Primero, empieza por la dieta. Que no significa que te pongas a rajatabla con un régimen alimenticio ni que te prives de algún capricho de vez en cuando. Solo se trata de aprender a comer de forma más saludable. Un buen desayuno para arrancar el día con energía es fundamental, igual que comer variado, organizar un horario de comidas más o menos estable, y no picar entre horas.

Por otro lado, intenta cocinar los alimentos a la plancha, evitar la bollería industrial, los fritos y los platos pre-cocinados. También es importante que aumentes la porción de fruta y verduras, especialmente piezas con gran cantidad de agua, como la piña. Ayudará a tu organismo a depurarse más rápidamente. Y, por supuestísimo, no te olvides de la regla de los dos litros de agua al día.

Muévete: cuida la mente

Aparte de cuidar la alimentación, el organismo necesita de un mínimo de ejercicio físico diario para acelerar el metabolismo. Ya no solo para adelgazar, sino también para prevenir un buen catálogo de enfermedades. Además, tanto en las actividades de la vida diaria como de forma reglada, ayuda a que nos encontremos mejor mentalmente.

Para ello no hace falta que te apuntes a un gimnasio si no te apetece o crees que te va a dar pereza ir, tienes mil opciones de rutinas para hacer desde casa de todo tipo de intensidad. En caso de que no estés acostumbrado a moverte ni para alcanzar el mando a distancia, empieza a caminar al menos 30 minutos al día.

Duerme lo que puedas

¿Cómo vas a rendir todo el día fuera de casa sin parar, si no descansas en condiciones? Dar carpetazo a los excesos del verano también significa readaptar los horarios. Friendly reminder de que ahora si trasnochas no te puedes levantar al mediodía. Al contrario, bien temprano tendrás al amigo despertador cantándote al oído para que abandones la cama.

Por eso mismo, duerme todo lo que puedas. Preferiblemente entre siete y nueve horas al día. Sabemos lo difícil que es decirle que no a Netflix cuando te sugiere que veas otro capítulo de esa serie que te tiene enganchado, pero tu cuerpo te lo agradecerá bastante el día siguiente.