Hipocondría, ¿cuáles son sus causas y tratamiento?

Responsive image

04-10-2020
La hipocondría, que algunas veces puede confundirse con algún otro trastorno, se define como un trastorno psiquiátrico en el que el afectado tiene la creencia de padecer alguna enfermedad seria y potencialmente letal. Veamos cuáles son sus causas y el tratamiento recibido.
 

Si no estás seguro de si sufres este problema, debes saber qué signos puedes tener que desembocan en este trastorno psiquiátrico. Esto puede ayudarte para actuar y buscar ayuda antes de que sea demasiado tarde.

Posibles causas

Aunque no están nada claras, porque esto depende de las circunstancias de cada persona y su entorno, puede deberse a una preocupación por algo que no nos deja vivir del pasado y que tenemos muy presente. Esto puede ser por haber vivido una enfermedad realmente cercana en nuestra familia pero en muchas otras personas surge porque sí sin haber una causa específica de igual modo que sucede con muchos otros trastornos psiquiátricos.

La Sociedad Española de Medicina interna da a conocer que la persona enferma quizás ha tenido unos padres sobreprotectores que se enfocaron demasiado en problemas de salud menores. O bien puede estar relacionado por una condición médica de salud, como ansiedad o depresión.

¿Cómo tratar la hipocondría?

A la hora de tener en cuenta el tratamiento de la hipocondría es importante saber que no es normal lo que nos sucede, es decir, debemos ser conscientes de que tenemos un problema y queremos solventarlo. Insistiremos en que si de vez en cuando nos preocupa tener una enfermedad, pero esta preocupación no es constante podría tratarse de algo normal y no de una enfermedad.

Desde Idep explican que en los casos donde se da esta afección resulta entonces imprescindible un abordaje psicológico profesional especializado. Esto pasa por acudir a un profesional que es el que nos dará las bases para afrontar el problema y dar un tratamiento a medida de cada persona.

hipocondria-cuales-son-sus-causas-y-tratamiento

Para ellos, la clave es mostrar al propio paciente que "estar enfermo" puede ser una forma de expresar sufrimiento o conflicto más aceptable que la confrontación directa, por lo que debe hacerse un entrenamiento en gestión emocional, en formas alternativas de encarar la ansiedad e incluso en habilidades sociales.

Los expertos recomiendan así combinar o asociar diversos tratamientos. Puede ser la terapia farmacológica, por un lado, siempre que el profesional lo vea necesario, con fármacos antidepresivos; y por otro, la terapia cognitiva conductual, que es la que se suele usar para estos problemas, así como para trata la ansiedad, la depresión y las fobias, entre otros.

Esta terapia, según el Hospital Dexeus, aplica estrategias para el control de la ansiedad, las técnicas de exposición y prevención de respuesta, las habilidades de control de pensamientos y creencias sobre la enfermedad así como su comprensión por parte del paciente y la familia.

Desde Idep alertan que cuando más precozmente se inicie la terapia psicológica mejores resultados se obtienen, mientras que la probabilidad de mejora es más alta en los individuos en los que la hipocondría les hace sentir ansiosos o depresivos, que en aquellos en los que no se produce emoción alguna. A su vez, dan a conocer que el suicidio, aunque se hable mucho de ello cuando se relaciona con estas enfermedades, no suele ser común, a no ser que la hipocondría sea comórbida con el diagnóstico de depresión grave, en cuyo caso aumenta la probabilidad de intentos autolíticos.