¿No sentirse satisfecho sexualmente justifica la infidelidad?

Responsive image

15-10-2020 by Mirian Díaz
Cuando una pareja deja de sentir satisfacción en el sexo, es necesario buscar alternativas para no caer en la rutina, el abandono o la infidelidad
 

Para que una relación estable funcione debe contar con algunos elementos fundamentales, entre los que destacan compromiso e intimidad. Ahora bien, ¿qué hay de la pasión? ¿También es un factor clave que determina la continuidad o éxito de una pareja?

No hay ninguna duda, si las personas se muestran frías y no hay caricias ni ningún tipo de emoción, el sexo entre la pareja pasa a un segundo plano, lo que puede hacer que lo busquemos en otras personas.

¿Por qué somos infieles?

La falta de sexo parece incitar a flirtear con un compañero de trabajo o en un bar con amigos. De hecho, está comprobado que puede ser el desencadenante de un amor basado en la infidelidad.

La insatisfacción sexual produce rabia y frustración, e incluso nuestra propia autoestima puede sufrir las consecuencias al no sentirse deseado o ante la falta de cariño. Por esa razón, es probable pensar que la infidelidad puede ser el fruto de una vida sexual insatisfactoria.

Cuando no hay deseo, nos invade una sensación de vacío y añadir un poco de emoción puede venir bien a la persona afectada. ¿Cómo? A través de una aventura extramatrimonial. Por supuesto, esta no es la mejor opción, salvo que la pareja sea abierta y ambos estén de acuerdo en verse con otras personas. Sin embargo, en este caso no hablaríamos de infidelidad porque ambas partes habrían dado su consentimiento.

La rutina a veces es un problema y se necesitan nuevas emociones para sentir. Durante esta búsqueda, el que es infiel encontrará todo tipo de excusas para justificar su actitud. Engañarse a uno mismo, suprime los sentimientos de culpa y anula esa vocecita que nos habla desde nuestra conciencia. Algunas de las frases más empleadas para escudarse son las siguientes: "Sólo lo voy a hacer una vez", "no significa nada, solo es sexo", "cualquiera que estuviera sufriendo como yo, haría lo mismo".

Consejos para no caer en el engaño

La falta de relaciones sexuales en pareja puede ser el detonante de su separación o de la infidelidad. Ahora bien, para evitar engañarse a uno mismo, justificando una infidelidad de la que al final no estamos orgullosos, es necesario buscar otras alternativas:

  • Comunicación. Hablar con nuestra pareja para que esté al corriente de nuestros gustos y necesidades.
  • Mostrar cariño y complicidad. Si una persona no se siente querida, el buen sexo no llegará nunca. Lo cierto es que no hace falta mucho para transmitir afecto a tu pareja, tal vez un abrazo de vez en cuando, un beso tierno en la mejilla o un intercambio de miradas.
  • Revelar fantasías para ver si pueden practicarse en la realidad.
  • Abandonar el resentimiento y apostar por el deseo y la complicidad.
  • El deseo sexual hacia otras personas no es una traición sino algo normal, lo que no significa que tenga que resolverse.
  • Descubrir a qué se debe la falta de deseo: enfermedad, estrés, medicamentos, etcétera.
  • Hacer frente a la pereza. En una relación de pareja debe existir un coqueteo sano y ambos deben cuidarse para sentir deseo y atracción hacia el otro.

Si a pesar de seguir los consejos anteriores, el plano sexual no mejora, podemos buscar ayuda profesional o dejar la relación para evitar hacerse daño. De hecho, una persona infiel debe buscar respuestas y replantearse su situación.