Take a restaurant, cuando el restaurante viene a tu casa

Responsive image

15-10-2020 by David Himelfarb
¿Salir a comer a un restaurante? ¿O esperar a que este venga a tu casa? Después de que la comida a domicilio se haya convertido en un habitual en nuestros comedores Take a Restaurant sube la apuesta y lleva la experiencia a otro nivel, acercando la experiencia completa del restaurante a nuestra casa. A través de su iniciativa el local seleccionado trasladará cocineros, camareros, vajilla y por supuesto, la comida, hasta nuestros hogares, convirtiendo nuestro comedor en un auténtico restaurante. Después de triunfar en Madrid, la plataforma aterriza en Barcelona.
 

Que comer es un acto que va mucho más allá de la comida que hay en un plato es algo que ya no es ningún secreto. No es lo mismo comer en un plato de plástico que en uno de cerámica, comer con la televisión encendida o con música agradable, ni hacerlo solo o en compañía y por supuesto, no es lo mismo comer en casa que hacerlo en un restaurante.

Comer, ya lo sabemos todos, es una experiencia que atañe a todos los sentidos, no solo al del gusto. Salimos a comer a un restaurante no sólo por la comida que nos sirven allí, si no por la experiencia que nos ofrece.

A raíz del confinamiento nuestra percepción de las experiencias gastronómica ha cambiado. Nos hemos acostumbrado a pedir la comida en casa, y nos hemos alejado de los restaurantes. Los cocineros, que se reinventan, han adaptado sus cartas, y ahora todos, desde el bar de menús de abajo de casa hasta triestrellados como Dabiz Muñoz (Diverxo) preparan platos que llegan listos a nuestros comedores para que emulemos, ni que sea de forma lejana, la experiencia tan gratificante de que alguien cocine para nosotros.

Reiventar la experiencia gastronómica

¿Se puede crear alguna experiencia nueva en torno a este concepto? Desde Take a Restaurant consideran que sí. Su plataforma propone algo nuevo: en lugar de que el comensal se desplace al restaurante, el restaurante se traslada hasta la casa del comensal.

El funcionamiento es sencillo. Con la reserva hecha, el restaurante viajará a la casa del cliente con cocineros, camareros, vajilla y hasta los elementos decorativos que hacen del restaurante un lugar reconocible. Y por supuesto, con la bebida y con la comida, lista para acabar de prepararse en la cocina de la casa. Con todos estos elementos el comensal sólo tendrá que sentarse en el comedor en el que se sienta siempre para comer cómo no lo ha hecho nunca.

El servicio llega ahora a Barcelona después de haberse estrenado en Madrid. En la capital cuenta con una treintena de restaurantes de gama media-alta, entre los que se encuentran varios muy reconocidos como Coque, A´Barra, la Tasquería o la Tasquita de Enfrente.

En Barcelona la lista se reduce de momento a dieciséis, pero luce nombres de mucho prestigio. El grupo El Barri de Albert Adrià apuesta fuerte por la idea involucrando al mexicano Hoja Santa, al peruano Pakta y al buque estrella del grupo, Enigma. En la lista también están Estimar o la Barra de Carles Abellán (ambos a cargo de ex del Bulli), el clásico del lujo barcelonés Via Véneto o las tapas creativas de un restaurante de barrio como es La Mundana.

También están Dos Palillos y Dos Pebrots con sus propuestas asiática y de recuperación de memoria histórica de la cocina. Además está Gaig, un clásico de la cocina catalana de la zona alta de la ciudad; Tapas 24, también de Carles Abellán; Plata Bistró, comida de temporada cada día; Yakumanka, de la estrella peruana Gastón Acurio; Uma, con sus menús degustación sorpresa; el maridaje de gastronomía y coctelería de The Alchemix o la fusión de arte y cocina latinoamericana de Spoonix.

Menú degustación con maridaje

Al igual que las cartas se han adaptado a las exigencias de la comida a domicilio, los locales que colaboran con Take a Restaurant han diseñado menús específicos para que los clientes conozcan los restaurantes, con platos reconocibles que hablan de la trayectoria de la casa.

Los precios se ajustan a los habituales en los restaurantes, con una pequeña tarifa extra por el desplazamiento. Desde los 50 euros del menú de La Mundana hasta los 250 del Vía Véneto hay todo un abanico de posibilidades para escoger.

Para acabar de ser completa, la experiencia incluye también la posibilidad de que los clientes dispongan de la carta completa de vino o de cócteles, o de contar con la presencia del sumiller, facilitando así el acceso a bebidas poco habituales en casa, y haciendo que la experiencia del restaurante en la casa sea, de esta manera, perfectamente redonda.

Un lujo poco habitual

La idea de Take a Restaurant no deja de ser un proyecto que pasa por democratizar algo habitual en el mundo del lujo: el chef personal a domicilio. No en vano, el negocio es una idea conjunta de Take a Chef, plataforma de gestión de chefs privados a domicilio y Ansón & Bonet, consultoría de negocios gastronómicos.

Sacar el restaurante del local y llevarlo a las casas se ha convertido en una opción, otra más, para diversificar el negocio hostelero en tiempos de pandemia. Después de haber sido lanzada en Madrid y llegar a Barcelona, el proyecto espera crecer en otras ciudades, donde haya más clientes sentados en la mesa del comedor esperando a que alguien les traiga algo rico de comer. Y por supuesto, que se despreocupen de la limpieza, ya lo hace el equipo del restaurante: como en los restaurantes, aquí solo se viene, o se espera a que vengan, a comer.