Plogging o cómo practicar ejercicio cuidando del medioambiente

Responsive image

13-10-2020 by Merce Rey   
El nombre de esta disciplina proviene de combinar jogging (correr) con el término sueco plocka upp (recoger). Surgió en 2016 en Estocolmo, de la mano del sueco Erik Ahlström quien comenzó a limpiar la basura que se iba encontrado cuando practicaba ejercicio. Desde entonces se ha extendido a distintos países de Europa y Estados Unidos.
 

Con este movimiento social que aúna deporte con la preservación de la naturaleza se pretende concienciar acerca de la importancia de la recogida de residuos para paliar de una forma saludable el impacto ambiental en el que vivimos inmersos. Para iniciarte en esta práctica del plogging, que puedes realizarla en solitario, con tu grupo de amigos o en familia, basta con equiparte de ropa y zapatillas cómodas, unos guantes, una bolsa y una mascarilla. El lugar lo eliges tú, ya sea en un entorno más rural u más urbano, en el bosque, en un lago, la playa o la montaña, y puede ser a pie, mientras trotas, nadas, andas en bicicleta, practicas submarinismo, remando mientras estás subido en una piragua, practicando paddle surf, o incluso sorteando las olas en tu tabla de surf, etc.

¿Lo bueno? Es que no necesitas tener una forma física de escándalo ni un cuerpo esculpido ni tampoco una edad determinada para introducir esta rutina deportiva y sostenible en tu vida diaria. Gracias a ella podrás aportar tu granito de arena contribuyendo a reducir los residuos que se encuentran en la naturaleza a la vez que tonificas los músculos y quemas calorías.

Manual de buenas prácticas

No cargues peso siempre en el mismo lado. Lo ideal sería que alternes el peso de la bolsa de los residuos entre ambos brazos para evitar contracturas.

Cuando te agaches a recoger los desperdicios del suelo vigila tu postura. A través de las sentadillas o flexiones de pierna podrás mejorar la movilidad sorteando los dolores de espalda.

Acompaña el ejercicio de una buena hidratación.

Podrás adaptar esta práctica a tus gustos deportivos al aire libre: caminar, correr, realizar senderismo, deportes acuáticos como el piragüismo, el surf o el paddle surf, andar en bicicleta, etc.

Una vez que termines, recuerda depositar los desperdicios que hayas recogido en el contenedor adecuado, separando correctamente cada uno de ellos.

Una misma práctica, distintos beneficios

Con el mero hecho de tener que bajar y subir para recoger los desechos podrás tonificar los músculos, quemar calorías, activar la circulación y fortalecer los huesos. Pero no solo aportarás beneficios para tu salud, sino que también para el ecosistema que te rodea, pues estarás ayudando a reducir la contaminación presente en el entorno natural. Además, que puede ser una excelente práctica para dejar de lado el estrés y respirar aire fresco. Y te sentirás bien contigo mismo realizando este pequeño gesto social.

Si te has quedado con ganas de más…

Desde Plogging España llevan a cabo distintas actividades por nuestro país y abiertas al público para recoger residuos y concienciar a la población acerca de la importancia de preservar el medioambiente. Otro ejemplo de ello es Barcelona Plogging, en el que también se organizan eventos para poder combinar la práctica deportiva con la concienciación social. En Alicante está PloggingRRevolution, fundado por David de Castro, para impulsar el deporte y el reciclaje a través de batidas de limpieza en playas, ríos, entornos naturales, etc.