Jengibre, tu mejor aliado contra los resfriados

Responsive image

by Ángela Zorrilla
Los resfriados y catarros están a la orden del día. El frío ya se ha instalado definitivamente en nuestras vidas y, con él, los virus. Existen en la despensa alimentos que te pueden ayudar a combatir esos procesos y que actúan previniendo posibles malestares. Uno de ellos es el jengibre que combate la gripe y la tos y, además, mejora tu sistema inmunológico.
 

El jengibre se convierte en un alimento lleno de beneficios para esta época fría. Y no es algo nuevo, ha sido consumido durante siglos, sobre todo en Asia, para combatir todo tipo de enfermedades, entre ellas las congestiones nasales tan típicas de esta estación del año. Esta raíz tiene propiedades antitusivas, expectorantes, antiinflamatorias y antibióticas.

Es decir, te ayuda a despejar las fosas nasales, a regular la temperatura corporal y a ablandar la tos y aliviar el dolor muscular y de cabeza. Un gran solución para plantar cara a la infección y poder combatir de una manera saludable la gripe o el catarro. También es muy útil para la afonía. Una taza de jengibre caliente mantendrá a raya la tos y la mucosidad bronquial.

Además, el jengibre es rico en potasio, fósforo y vitamina C por lo que, a su vez, va a fortalecer tu sistema inmunológico, clave para combatir virus y bacterias que puedan llegar a afectar tu salud. Ya es un habitual en las tiendas de alimentación.

Infusiones de jengibre para la tos

Si a pesar de todo, estás resfriado o empiezas a notar un ligero dolor de garganta, prepárate una infusión natural de jengibre, limón y miel. Te ayudará a eliminar toxinas, a expectorar y, al ser una bebida antiséptica, a limpiar tus pulmones. Una taza de jengibre caliente es un remedio casero que mantendrá a raya la tos y la mucosidad bronquial.

jengibre-tu-mejor-aliado-contra-los-resfriados

Para prepararla, simplemente corta un par de rodajas de jengibre y déjalas hervir durante 15 minutos. Después, añade zumo de limón y miel. Con estos tres ingredientes podrás hacer frente a los resfriados y gripe de una manera fresca y dulce.

Además, de ser tu mejor aliado para combatir las congestiones y malestares propios del otoño, esta raíz posee muchas otras propiedades a la hora de aliviar más sintomatologías como las enfermedades inflamatorias intestinales. Por eso, es buena idea incluir el jengibre de manera habitual en tu dieta. Será un condimento más que realzará el sabor –y el valor- de tus recetas.